miércoles, 20 de septiembre de 2017

LAS CRÓNICAS DE NARNIA: EL LEÓN, LA BRUJA Y EL ARMARIO

Los cuatro hermanos Pevensie: Lucy (Georgie Henley), Edmund (Skandar Keynes), Susan (Anna Popplewell) y Peter (William Moseley), han de abandonar Londres, al igual que cientos de niños como ellos, debido a los demoledores bombardeos diarios de la Luftwaffe alemana que, durante la Segunda Guerra Mundial, sufrió la capital británica.
Aunque ellos no quieren, comprenden la razones de su madre que desea ponerlos a salvo y viajan a una zona rural, un pueblecito llamado Coombe Halt, donde son recogidos por el profesor Digory Kirke (Jim Broadbent) y su ama de llaves, la señora Macready (Elizabeth Hawthorne) que los alojan en su gran casa que domina una vasta propiedad, en la que descubrirán el mundo de Narnia, al que acceden a través de un armario mágico mientras juegan al escondite en la casa de campo del viejo profesor.
En Narnia descubrirán un mundo increíble habitado por animales que hablan, duendes, faunos, centauros y gigantes al que la Bruja Blanca, Jadis (Tilda Swinton) ha condenado al invierno eterno.
Con la ayuda del león Aslan, el noble soberano, los niños lucharán para vencer el poder que la Bruja Blanca ejerce sobre Narnia en una espectacular batalla y conseguir así liberarle de la maldición del frío.


El guión se basa en la obra de C.S. Lewis.
Las semejanzas que más de uno encuentra con El señor de los anillos de J.R.R. Tolkien, no son meras coincidencias, ambos eran miembros de un grupo de discusión literario conocido como Inklings. En sus reuniones mantenían discusiones filosóficas y literarias, o leían y se criticaban mutuamente fragmentos inéditos de sus obras.
Aunque el libro en que se basa es el primero de la serie que escribió, en realidad cronológicamente es el segundo tras "El sobrino del mago".


La verdad es que el film no alcanzó las expectativas depositadas en él por los productores. Mucho se ha discutido sobre el relativo fracaso de la saga de Narnia, de la que este film es la primera entrega. Para algunos, la distancia temporal entre los estrenos de una película y las siguientes, impidió el nacimiento del fenómeno de los seguidores que han tenido otras obras de este tipo.
Lo cierto es que la película tiene unos maravillosos escenarios que recrean bastante bien ese mundo onírico que concibió Lewis. Cuenta con una partitura musical, de Harry Gregson-Williams, muy alabada por crítica y público entendido.
Quizá lo demás está a menor altura, resultando bastante previsible todo el desarrollo de la historia.


Al final, uno tiene la sensación de que aquello solo puede funcionar como película infantil, hasta los toques de humor resultan infantiles. Creo que para disfrutarla de veras, hay que verla con mentalidad de niño.


Una curiosidad para terminar, En las versiónes francesa e italiana, Aslan fue doblado por Omar Sharif.




6 comentarios:

  1. Como apuntas yo creo que este tipo película el merito radica más en los rodajes exteriores.

    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La película está muy bien hecha, pero creo que se parece más a un cuento de hadas que otra cosa.

      Eliminar
  2. Creo que es una película que entretiene y divierte mucho a los niños. Pero creo que merece que la vean también los mayores por los escenarios que recrea y por la música

    ResponderEliminar