lunes, 6 de febrero de 2023

CHARADA

 


Tras pasar unas vacaciones en una estación de esquí de los Alpes franceses, donde ha conocido a Peter Joshua (Cary Grant), Reggie Lampert (Audrey Hepburn) va a pedir el divorcio a su marido. Pero cuando llega a París descubre que éste ha sido asesinado y su apartamento está vacío. En la embajada americana le informan que su marido, junto a otros cómplices, habían robado un cuarto de millón de dólares al gobierno de los Estados Unidos. El dinero ha desaparecido y todos creen que lo tiene Reggie. Peter le ofrece su ayuda pero, a medida que los cadáveres aumentan, para Reggie cada vez es más difícil saber en quién puede confiar.


Con un cartel de verdadero lujo en el que sólo los nombres de los dos protagonistas serían suficiente reclamo para que la película resultara atractiva, si a ellos les unimos un elenco de secundarios que de ello solo tienen el nombre, pues son primeras figuras, algunos oscarizados (Walter Matthau, James Coburn, George Kennedy...); que la música está compuesta por Henry Mancini; que Givenchy da lo mejor de si para vestir a Audrey; que el diseño de los atractivos títulos de crédito es de Maurice Binder, con un aire inconfundible a los que hacía el gran Saul Bass; que el guión lleva la firma de Peter Stone y que la realización, plagada de guiños a Hitchcock, está a cargo de Stanley Donen, es claro que estamos ante un film que tiene atractivos de sobra para el espectador.


Donen mezcla muy bien comedia y suspense, de manera que consigue mantener atento al espectador ante la trama criminal, al tiempo que salpica la narración con momentos muy divertidos, con interpretaciones a la altura de los nombres que figuran en el reparto. 
Cine con sabor a clásico que sigue haciendo las delicias de todos y consigue sorprender con sus giros a quienes lo ven por primera vez.




viernes, 3 de febrero de 2023

EL JARDÍN DE LOS FINZI CONTINI

 


En la Italia de finales de los años 30, los Finzi Contini son una de las familias más influyentes de Ferrara: ricos, aristocráticos y judíos. Sus hijos, ya adultos, Micol (Dominique Sanda) y Alberto (Helmut Berger), ajenos al drama que los rodea, tratan de crear un restringido círculo de amistades para poder jugar al tenis  y celebrar fiestas, ya que los judíos tienen vetada la pertenencia al club de tenis local. En ese círculo entra Giorgio (Lino Capolicchio), un judío de clase media que se enamora de Micol. Ella parece divertirse a su costa; incluso va más allá del flirteo con Giampiero Malnate (Fabio Testi), un amigo de Alberto. Al mismo tiempo que tienen lugar estos juegos sentimentales, el fascismo aprueba leyes que afectarán dramáticamente a los judíos.


El guión adapta la novela del mismo título del escritor italiano Giorgio Bassani, cuyos restos reposan en el cementerio judío de Ferrara.
Como ocurre tantas veces en libros llevados al cine, la película se toma sus licencias, quizá la más importante sea hacer explícitas las relaciones íntimas entre Micol y Malnate, algo que no está reflejado de esa forma en la novela y que empaña en cierto modo la personalidad de la chica. Sea como fuere, Bassani nunca estuvo de acuerdo con la versión que Vittorio de Sica hizo de su novela, tratando de marcar distancias con la misma.
El film fue premiado con el Oscar a la Mejor Película en habla no inglesa en 1971 y con el Oso de Oro en el Festival de Berlín del mismo año.


Lo de los premios (y no hablamos de premios menores, que un Oscar y un Oso de Oro, para sí los quisieran muchos), ya sabemos cómo va en ocasiones y, para mí, que este uno de los casos, pues no es de los mejores films de Vittorio de Sica (sin menospreciarlo, ni mucho menos), pero hay un tema sensible, como es el de los judíos en la II Guerra Mundial que yo creo que pesó mucho a la hora de las distinciones, casualmente en EE.UU. y Alemania, países muy concienciados con el drama del Holocausto. 
Estoy de acuerdo con la apreciación del autor de la novela, la película pierde mucho del tono poético que tiene el libro y además, tiene un montaje extraño, como atropellado. Pero esos diez minutos finales, en que cambia el discurso para centrarse en el drama de las detenciones, son verdaderamente sublimes, valen por todo el film y hacen que uno disculpe, en cierto modo, todo lo anterior. Escenas acongojantes en las que se retrata de manera magistral toda la tragedia sin necesidad de subrayados especiales. Verdaderamente queda uno con el corazón encogido y la sensación de vergüenza, pena y hundimiento moral, se apodera del espectador.




jueves, 2 de febrero de 2023

THE INTERNATIONAL: DINERO EN LA SOMBRA

 


El agente de la Interpol Louis Salinger (Clive Owen) y la ayudante del Fiscal de Distrito de Manhattan Eleanor Whitman (Naomi Watts) se proponen llevar ante la justicia a uno de los más importantes bancos del mundo. Destapando gran cantidad de actividades ilegales (que incluyen blanqueo de dinero, comercio de armas y desestabilización de gobiernos), Salinger y Whitman siguen el rastro de operaciones financieras que se llevan a cabo desde Berlín a Milán, desde Nueva York a Estambul, en una persecución de alto riesgo a nivel internacional, que pone sus vidas en peligro, ya que el banco no se detendrá ante nada, incluso el asesinato, para continuar financiando el terror y la guerra.


La película se basa en el escándalo financiero que desembocó en la quiebra del Banco de Crédito y Comercio Internacional en 1991, tras verse asociado con diversas actividades delictivas, en particular al blanqueo de dinero procedente de los carteles colombianos de la droga y del General Noriega en Panamá.


Correctísima película del alemán Tom Tykwer (El Perfume. Historia de un asesino, Corre Lola, corre), ajustada a los cánones del género que, si bien es cierto que no nos trae nada nuevo, lo que hace, lo hace muy bien y de manera ágil. La chica, conforme a las tendencias actuales, pasa de ser una mera acompañante que aporta únicamente su belleza, a tener protagonismo en la trama, aunque el gran peso de la narración recae en el personaje masculino. Un par de escenas que no tienen nada que envidiar a los clásicos del cine de acción: el tiroteo que se desarrolla el Guggenheim de Nueva York (replicado en plató según los planos originales) y las secuencias que cierran el film rodadas en los tejados del Gran Bazar de Estambul. 
Como fondo, una crítica explícita a los bancos y sus manejos en pro de obtener beneficios a cualquier precio, aunque sea a costa de turbias iniciativas, como es el caso, en que pretenden promover conflictos entre países que generen deudas y, teniendo el control de estas, controlar todo lo demás.




miércoles, 1 de febrero de 2023

LA JOYA DE SHANGHAI

 


Tang (Li Baotian), trabaja para un hombre al que llaman el Patrón y ha traído a  Shangai a su sobrino que vivía en el pueblo y queda impresionado por la riqueza y el lujo que le rodean, pero que desea regresar a su aldea.


Ambientado en el decadente submundo de Shanghai en la década de 1930, el drama criminal visualmente deslumbrante se desarrolla a través de los ojos de Shuisheng (Wang Xiao Xiao), un ingenuo muchacho de 14 años de edad, al que su tío destina para servir como lacayo de Xiao Jingbao (Gong Li), la concubina de un jefe de la tríada. Shuisheng observa en silencio las tensiones latentes, las citas secretas y las sangrientas represalias de la banda, mientras se preocupa cada vez más por la seguridad de su ama.


El guión adapta la novela "Rules of a Clan" (algo así como "Reglas del clan" o "Reglas de un clan"), del escritor chino Li Xiao.   
Como en otros films del realizador, la mujer, aunque es una figura sometida y de segundo orden, cobra protagonismo principal en un relato que contiene algunos números musicales no demasiado relevantes pero que se ciñen a la estética y atractivo visual que presiden el film en general, con una fotografía realmente impactante (de hecho estuvo nominada al Oscar en este apartado).
A pesar de que los cineastas de todo el mundo han contado esta historia cientos de veces, Zhang Yimou la vuelve a imaginar de manera exquisita y la convierte en una tragedia profundamente sentida.




martes, 31 de enero de 2023

ME LLAMO VLADIMIR SLOIFOISKI

 

El protagonista se encuentra aparentemente recluído en una mansión, sin apenas recordar nada de su pasado. Cuando algunas imágenes regresan a su mente, va recuperando su verdadera personalidad y recuerda que fue asaltado y raptado en pleno centro de Nueva York. Logra escapar, gracias a sus dotes y a lo que considera preparación recibida para operaciones arriesgadas que incluyen capacidad de supervivencia y dominio de la lucha cuerpo a cuerpo. Camuflada en el interior de una de sus prendas, encuentra una llave que supone será de una consigna, lo que le lleva a la estación Grand Central, allí encontrará la copia de un contrato que ha firmado para introducirse en una organización que pretende manejar el universo, dirigida por unos tipos muy peculiares y peligrosos con los que ha de tener mucho cuidado, ya que son ellos quienes le secuestraron, lo que lleva a pensar que indudablemente sospechan de él. 
La novela de Gerald A. Alper es un viaje a un futuro cercano, aunque advierto que quien se decida a leerla, no va a encontrar ese humor a que se refiere la sinopsis de la editorial, sino más bien una especie de aventura en la que el protagonista realiza idas y venidas tratando, por un lado de recordar su verdadera identidad y, por otro, intentando engañar a estos personajes que le secuestraron y ante los que se volverá a presentar, para que no adviertan nada sospechoso que les lleve a pensar que es un espía y le admitan en su organización, tratando de desbaratar sus planes desde dentro, para lo que deberá superar duros interrogatorios en los que utilizan sustancias químicas. 
Antes conocerá algunas de las actividades de la organización en su visita a una recreación del mundo de la antigua Roma, en el que a sus actuales habitantes se les ha lavado el cerebro para que olviden todo lo anterior y hablen latín o se dediquen a las mismas ocupaciones y con los mismos utensilios que si estuvieran en la época de los césares. La organización tiene programado revivir otras culturas antiguas y poblar el mundo con sus réplicas.



lunes, 30 de enero de 2023

KEEP COOL (MANTÉN LA CALMA)

 


El joven vendedor de libros Xiao Shuai (Jiang Wen) se vuelve loco de deseo por An Hong (Qu Ying), una mujer bella, liberada y sexy, pero ella le ha abandonado y ha comenzado a salir con el dueño de un club nocturno, un nuevo rico de gran influencia social con el que no conviene llevarse mal porque puede enviarte a sus matones. Lao Zhang (Li Baotian), un tipo cualquiera que está presenciando la paliza que le dan a Xiao, se ve mezclado accidentalmente en los conflictos de éste, obsesionado con recuperar a su amor.


Una película extraña y extemporánea en la filmografía de Zhang Yimou. Al realizador chino le da por rodar con una mareante cámara en mano; luz natural con abundantes contraluces; sonido directo; giros de cámara imposibles; ángulos de 90º y, eso sí, una actriz, Qu Ying, con una hermosura que tiene algo de post-adolescente, llamativa y muy, muy sexy. Claro que para ver un cuerpo precioso embutido en un llamativo y sugerente minivestido amarillo, se me ocurren otro tipo de películas en las que poco importa el guión.


Y es que tras un arranque en plan comedia, con algo de gracioso (no tanto tampoco), y apuntes interesantes sobre la vida cotidiana en la China moderna, la película abandona ese camino y se va a una larga segunda parte rodada prácticamente en interiores, con largos e intrascendentes diálogos y va perdiendo el interés porque el guión apenas se sostiene. Todo encaminado a una especie de mensaje moral sobre la conveniencia de resolver las disputas por las buenas en lugar de acudir a la violencia y la confrontación (quizá la frase más repetida es: "hablando se entiende la gente"). 
Afortunadamente el maestro chino abandonó esta especie de experimento y se dedicó a otro tipo de cine que, por lo visto, se le da mejor y es bastante más gratificante para el espectador.




viernes, 27 de enero de 2023

EL PRODIGIO

 


La historia de una niña, hija de una humilde familia de granjeros, que deja de alimentarse pero que, de forma aparentemente milagrosa, sigue viva y aparentemente sana. La enfermera inglesa Lib Wright (Florence Pugh) es llevada a un pequeño pueblo para observar a Anna O'Donnell (Kíla Lord Cassidy), de once años. Abundantes visitantes y peregrinos se reúnen para contemplar a la niña que, según se dice, ha sobrevivido sin comer durante cuatro meses. ¿Acaso alberga el pueblo a una santa que "sobrevive con el maná del cielo" o existen motivos más siniestros?


Ambientada en 1862, en la región irlandesa de las Midlands, la película adapta la novela del mismo título de la escritora irlandesa afincada en Canadá, Emma Donoghue, que también colabora en el guión. El libro narra la historia de esta niña que vive en un ambiente extremadamente católico en el que todos creen que es una santa. El asunto llega a la prensa y la familia recibe a diario visitas que dejan limosnas y regalos. La enfermera es contratada por un comité de ciudadanos del pueblo para vigilar a la niña durante dos semanas, con el objeto de otorgar credibilidad al “milagro”. Se turnará en esa vigilancia con una monja, la hermana Michael (interpretada en la película por Josie Walker). Lib no se fía de la eficacia de la religiosa, pero es casi imposible controlarla a ella también, además de a la niña y los padres de esta. William Byrne (al que interpreta en el film Tom Burke) es un periodista al que envían allí para cubrir el caso, y Lib acaba refiriéndole algunas de sus observaciones. Está convencida de que se trata de un fraude, pero resolver el misterio no resultará sencillo.


Con una espléndida fotografía y cuidadosamente ambientada, el film narra una historia de controversia entre religión y ciencia, tan antigua como la misma humanidad, pero que no deja de ser actual. A las pruebas me remito con la emergencia sanitaria en que aún estamos inmersos y otras circunstancias parecidas en las que, unas veces las religiones tradicionales y otras, esas nuevas tendencias que bajo discursos de defensa de una libertad mal entendida o levantando sospechas de que nos inoculan cosas raras o de que son invenciones, niegan la evidencia y se cierran en banda sobre sus creencias sin posibilidad alguna de establecer un diálogo racional. 
Incide también en esa lacra que supone la culpabilización de la mujer de desgracias de las que muchas veces ella misma ha sido víctima, concretamente de abusos sexuales en los que acaba siendo perjudicada e instigadora al mismo tiempo. Anna ha de reparar con su sacrificio el daño causado a su hermano del que la han llegado a hacer creer es culpable, cuando en realidad, ella era una víctima inocente de una situación que, por desgracia, no está tan superada como podamos creer y menos en ciertas culturas en las que la mujer sigue siendo un demonio puesto por Dios en la tierra para desgracia de los hombres que flaquean ante sus malignas tentaciones. 
Con sendas interpretaciones de gran nivel a cargo de las dos protagonistas femeninas, sin ser un film absolutamente redondo, si que demuestra la pericia del chileno Sebastian Lelio a la hora de contar historias.