miércoles, 17 de agosto de 2022

EL CUARTO HOMBRE

 


Timothy Foster (Preston Foster), un ex-capitán de la policía que fue obligado a abandonar el cuerpo, tiene un plan meticuloso para atracar un banco de Kansas, pero para llevarlo a cabo necesita tres cómplices. Consigue ponerse en contacto con tres delincuentes crueles e implacables, chantajeándolos con pruebas incriminatorias de otros "trabajos" para que acepten participar en el robo y los obliga a utilizar máscaras, de manera que no puedan reconocerse entre sí para evitar denuncias y traiciones entre ellos. El atraco resulta un éxito, y Foster entrega a cada uno de sus cómplices dinero para gastos, pasajes para tres países diferentes y medio naipe como único medio de identificación para cuando les cite por telegrama, dentro de un mes, para repartir el resto del botín. Pero las complicaciones llegan después, cuando la policía detiene como sospechoso del robo a Joe Rolfe (John Payne), un héroe de guerra que fue condenado a un año de cárcel por un delito de apuestas y que ahora trabaja como repartidor de flores, cuya furgoneta piensan que es la utilizada en el atraco. Cuando es liberado tras haberse hallado el auténtico automóvil de los atracadores, Rolfe, enfurecido por la trampa que le han tendido, parte en busca de Foster y sus compinches, hasta encontrar a uno de ellos en Tijuana (México). Cuando van a coger el avión que les llevará al lugar de la cita, aparece la policía y dispara contra el delincuente, que muere. Rolfe asume su identidad.


Film de serie B cuyo guión se inspira en un relato de Harold R. Greene y Rowland Brown. Aunque producida bajo las regulaciones de censura del Código Hays, la película contiene algunas escenas que sugieren la brutalidad policial utilizada en los interrogatorios a sospechosos. 
El film cuenta en su reparto con algunos actores de segunda fila muy conocidos como Lee Van Cleef o Jack Elam además de los citados Preston Foster y John Payne.


La película que, según Tarantino, inspiró Reservoir Dogs o eso dicen, mantiene cierto atractivo durante un tramo tras un prometedor inicio, justo hasta que se produce la muerte del delincuente al que suplanta Rolfe y aparece en escena la chica que protagoniza una forzada historia romántica con el protagonista. Entonces, cuando las peleas entre los delincuentes se repiten sin ton ni son y sin llegar a nada y la acción transcurre a trancas y barrancas, se notan las costuras de un guión desordenado y afloran más las debilidades de su bajo presupuesto.
Lo mejor, además de esa primera parte en que ocurre el atraco y detienen a Rolfe, ver en pantalla a Van Cleef o Elam, a los que Sergio Leone incluyó tantas veces en sus películas y que transmiten desasosiego con su sola presencia en pantalla.




6 comentarios:

  1. A pesar de sus defectos, este tipo de películas de serie B poseen un encanto especial. No me extraña que Tarantino las reivindique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho encanto, es cierto y teniendo en cuenta los presupuestos que manejaban, tampoco se le pueden pedir peras al olmo.

      Eliminar
  2. Hola Trecce!
    Cierto es que se le ven esas costuras pero aun así es de esas películas que cuando las descubres te llevas una pequeña alegría. Hay un actor que me gusta especialmente entre ese buen reparto, se trata de Neville Brand, ese aspecto y esa presencia da mucho juego...
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Aún no la he visto, aunque la tengo en el punto de mira. Estas películas me encantan.

    ResponderEliminar