martes, 25 de octubre de 2011

TENER Y NO TENER

Harry “Steve” Morgan es un curtido marino norteamericano que, a bordo de su pequeño barco, pasea turistas por la Martinica caribeña, controlada durante la Segunda Gerra Mundial por el gobierno de Vichy. Procura manterse neutral y al margen de todo lo que le pueda acarrear problemas con las autoridades de la isla.
Sin embargo tras un desagradle incidente, Steve decide aceptar recoger en la costa a dos pasajeros por encargo de la resistencia local afín a De Gaulle.
Un argumento sencillo, adobado con una historia de amor de por medio, dirigido con mano experta y que consigue mantenernos entretenidos durante la hora y media que transcurre entre el primer y el último fotograma.

Un repoker de nombres sirve de presentación cuando leemos los títulos de crédito iniciales: Ernest Hemingway (autor de la novela en la que se basa, premio Nobel), William Faulkner (también premio Nobel, coautor del guión junto a Jules Furthman), Humphrey Bogart y Lauren Bacall (protagonistas) y Howard Hawks (director).

Si a esto unimos algo que resulta casi imprescindible para que una peli sea catalogada como grande, que es un buen plantel de secundarios (Walter Brennan, Dolores Moran, Hoagy Carmichael...), ya sabemos que lo que nos espera es, cuando menos, atractivo y prometedor.

La novela de Hemingway, está ambientada en la Cuba de Batista y va del contrabando de ron entre la isla y Cayo West y el propio D. Ernesto puso alguna pincelada en el guión, del que, como hemos señalado, fue coautor nada menos que William Faulkner. Toda una garantía de que el guión va a tener altura.

Así es, porque buena parte del alto nivel del film se sustenta en los diálogos, con algunas frases que se han convertido en citas de la literatura cinematográfica.

El espectro de Casablanca planea de forma inevitable cuando estamos presenciado el film. Es inevitable, porque las concomitancias son muchas, empezando por el propio Bogart y el papel que hace y acabando porque estamos en una colonia francesa que atiende a las órdenes de Vichy. En el medio, el ambiente, con un cafetín donde se canta para entretener al público, etc.

Esto no supone ningún demérito, al contrario, si un gran film nos recuerda a otro gran film, pues no es para ponerle peros a la cosa. A pesar de todo ello, la cinta no ha llegado a alcanzar el lugar que ocupa Casablanca en la historia del cine. ¿Por qué? Tiene un buen guión y unos actores, secundarios incluídos, que lo hacen de maravilla, pero, según opinan muchos entendedidos, la calidad artística es menor.

A pesar de todo lo dicho, en cuanto a su comparación con Casablanca, este film tiene tras si su propia historia, ha creado su propio mito. La pareja Bogart/Bacall.

Aquí se conocieron, ella 19 años, él 44; ella empezando, él en la cumbre; y a pesar de todo, la bomba estalla y como dijo el propio Bogart en un reportaje posterior sobre el film: "las escenas de amor eran puro documental"

Cuando "la flaca" toma la pantalla, con sus miradas, su entonación ronca y el contoneo de cintura, todos caemos rendidos. ¿Todos? Bogey no, es el único capaz de sostener la mirada a la tigresa adolescente y decirle aquello de: Gira alrededor mío ¿Ves alguna cuerda?
Claro que para eso está ella, para replicarle en otro diálogo memorable:
- ¿Quién es la chica, Steve?
- ¿Quién es qué chica?, responde él.
- Y sentencia ella: La que te dejó con una opinión tan alta sobre las mujeres.

Un canto a la libertad y una maravillosa apología del cinismo.
...sabes silbar, ¿No es cierto, Steve?. Tan sólo tienes que juntar los labios... y soplar.

10 comentarios:

  1. Hola Trece: a mi me encantó esta película.Esa Bacall rompe!. ¿No es cierto que en muchas pelis de HawKs hay muchas mujeres fuertes?, Bacall volvió a trabajar con él ,así como Rita Hayworth
    en "Sólo los ángeles tienen alas".Creo que fue la mujer de Hawks la que descubrió a Bacall en una foto de una revista.Ese contraste de Bacall de voz fuerte,cara también pero al mismo tiempo esa dulce mirada...La película es una aventura en toda regla.Hay gente que dice que hizo una gran película de una mediocre novela de Hemingway, no sé porque no leí la novela.Saludos Trece.

    ResponderEliminar
  2. Impresionante Lauren Bacall, la clase hecha mujer...Bogart un gran actor, pero siempre me pareció un pocas chichas para semejante mujerón jeje.
    Gran película.

    ResponderEliminar
  3. Hemingway y Hawks eran amigos y se dice que este se apostó con aquel que era capaz de sacar una buena película de un mal relato suyo. De ser cierto, yo creo que está claro quien ganó la apuesta.

    ResponderEliminar
  4. Maribel, Bacall es mucha Bacall y lo ha demostrado con el paso de los años más si cabe. Cuando han ido pasando los años, apareciendo las arrugas y continuando la misma mirada que cuando tenía 19 años, ha quedado claro que allí había mucho más que una cara bonita.

    ResponderEliminar
  5. Hola Trecce.
    Una peli de la guapa rubia Lauren Bascall que desde que era un crío me atraía mucho, una actriz que casi me tenia enamorado, siendo un chaval. Siempre que veo una foto de alguna película suya me lleva a mis años de chaval.
    De está película no llegue a verla nunca entera.
    Otra rubia que me gustaba mucho era Dolores Moran en el papel de Madame Hellene de Bursac creo, hace unos meses estuve viendo casualidad la peli y como siempre no la llegue a ver entera (circunstancia), eso si la tengo en DVD asi que cuando me cuadre la veo porque no se todavía como es el final, jajaja me tiene intrigado.
    Saludos cordiales Trecce.

    ResponderEliminar
  6. Era muy guapa, E.P., y ahora, con todos sus añitos encima, lo sigue siendo.

    ResponderEliminar
  7. Gran película, y excelente interpretación de estos monstruos de la pantalla. Saludos amigo Trecce.

    ResponderEliminar
  8. Me gusta más que Casablanca.
    Como he comentado en otro blog recientemente: en el escritorio de mi ordenador tengo una imagen en blanco y negro de una mujer alta y delgada apoyada en el quicio de una puerta con un traje a cuadros y pidiendo fuego.
    Además, la película que elegí para abrir el blog fue ésta. Una de mis favoritas de siempre.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Pues nada que añadir, Ethan, una vez más, alabar tu gusto.

    ResponderEliminar