lunes, 17 de octubre de 2011

EL HALCÓN MALTÉS

Hay películas que se convierten en míticas con el paso del tiempo, siempre lo han sido, desde el principio, pero lo que quiero decir es que el tiempo va pasando y siguen gozando de la consideración de una buena parte de la crítica y del público aficionado.
Algunas de ellas, está claro que son obras magistrales, pero hay otras que no se sabe muy bien por qué están en ese olimpo, pues hay más films que podrían ocuparlo (de hecho, algunas lo comparten). Se me ocurren ahora los casos de Casablanca, Desayuno con diamantes o esta El halcón maltés, pero hay algunas más.
En ocasiones es fruto de una serie de coincidencias y casualidades. No quiero decir con ello que no sean buenas, todo lo contrario, sería difícil que si no lo fueran estuvieran donde están. Normalmente se dan circunstancias varias: Un buen director, un reparto atractivo, interpretaciones conseguidas, un buen guión, una música para el recuerdo,etc. No es que tengan todo, es que tienen algunas de estas cosas, tan difíciles de conseguir y además, por alguna razón, han conseguido conectar con el espectador.

El Halcón maltés, fue la primera peli como director de John Huston y la segunda como protagonista de Humphrey Bogart, dos monstruos de la pantalla a quienes esperaban muchos éxitos posteriores.
Está basada en una novela homónima de Dashiell Hammett y Huston, autor del guión, se ciñe bastante a la obra literaria, en este caso, fue todo un acierto.

A la buena mano en la dirección, se acompaña una excelente fotografía, unos movimientos de cámara medidos, decorados cuidados y unas interpretaciones por parte del protagonista y buen número de los secundarios, que son una maravilla. Especialmente llamativas, para mi particular gusto, las de Bogart, Peter Lorre y Sydney Greenstreet.

Con un Sam Spade (el personaje de Bogart), que se convertirá en el paradigma de ese personaje tan entrañable del cine negro que es el detective privado, todo un antihéroe, tan cercano a sus rivales delincuentes, que a veces cuesta trabajo distinguirlo de ellos.

Escenas y diálogos brillantes, y un final que es todo un retrato en imágenes de la personalidad de este hombre que no tiene fe en la sociedad, frío y cínico pero al que descubrimos ese poso de romanticismo que nos lo hace tan atractivo.
¿De qué estaba hecho el halcón maltés?: The stuff that dreams are made of (El material con el que se forjan los sueños)



10 comentarios:

  1. Me acuerdo muy bien de esta película, y la verdad es que me gustó bastante. Saludos Trecce.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que el guión de Huston es un mero trasplante de la historia escrita por Hammett, eso y el rodaje en interiores, lasguísimas secuencias con diálogos explicativos, uno debe preguntarse lo que se pregunta Trecce ¿A qué se debe tanta popularidad? Hammett ha contado a lo largo de los años con muchas generaciones de entusiastas lectores, Huston, indiscutible fue un director con mucho atractivo . Mi opinión es que de la ironía y romanticismo de Sam Spade se apoderó Bogart (si no hubiese renunciado George Raft, ahora estaríamos hablando de otra cosa).
    Yo recomiendo leer la obra de Hammett. Semanas después, ver la pelí
    --No, por favor, no me toques-- dijo con voz entrecortada-- Ya sé...ya sé que tienes razón. Tienes razón. Pero no me toques... Ahora no.--"La cara de Spade se volvió tan pálida como el cuello de su camisa"

    ResponderEliminar
  3. El ritmo del film es bueno y, salvo para quienes se quejan de que pierden el hilo, resulta muy entretenido.

    ResponderEliminar
  4. El guión y las buenas interpretaciones, son dos de los méritos de este film. Huston traspasó a la pantalla, tal cual, la novela de Hammett, suavizando el componente sexual hasta dejarlo en una sutil referencia, seguramente para evitar problemas con la censura o por considerar que el público no estaba preparado para tales asuntos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Trecce.
    Esta película como otras me trae viejos recuerdos cuando las veía con mis viejos.
    Recuerdo lo fans que eran mis padres de Bogart.
    A mi siempre me ha extrañado su personalidad en las películas, que por cierto me gustan.
    Esta película fue nominada para los Oscar.
    El director era novato, de principio el papel se lo querían dar a George Raft, pero este no quería trabajar con un director novato.
    De todos modos es una buena película entretenida con un argumento digno de buenos actores.
    Saludos cordiales Trecce.

    ResponderEliminar
  6. Huston era amigo de Bogart y quería que él hiciera la peli, al final lo consiguió.

    ResponderEliminar
  7. Joder! qué películas estoy viendo estos días por la blogosfera. Hammett, Huston, Bogart, y el equipo de Casablanca más la "mala" Astor. Ojo al final con ese ascensor que se cierra y las rejas que anticipan la cárcel para... (no lo cuento).
    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que puestos a "enredar", Ethan, tiene incluso más interpretaciones esa escena: ¿El final de un amor imposible?
    En cualquier caso brillante.

    ResponderEliminar
  9. Una obra maestra que demuestra que Huston -era muy joven cuando dirigió esta pelicula-, es uno de los cinco grandes directores de la historia junto a Ford,Hawks,Hitchcock y Wilder.

    Por cierto, magistral Mary Astor, una actriz infravalorada.

    ResponderEliminar
  10. En el Hollywood de aquella época, los trabajos estaban muy compartimentados y como Huston era guionista, no le dejaban dirigir. Es curioso.

    ResponderEliminar