sábado, 26 de enero de 2013

HONORATA DE WAN GULD

Por algún extraño motivo, unas cuantas novelas de Salgari, cuando fueron traducidas y publicadas en España e Hispanoamérica, se dividieron en dos partes, como si se tratara de dos libros independientes. Esta de la hoy hablamos es una de ellas, pues en realidad es la segunda parte de "La reina de los caribes".
El Corsario Negro y alguno de sus fieles (Carmaux, el hamburgués Van Stiller y el negro Moko), llegan a Veracruz con la intención de deshacerse de una vez por todas del eterno enemigo del corsario, el duque Wan Guld. Los bucaneros asaltan el fuerte de San Juan de Ulúa, pero el duque Wan Guld, a quien habían ido a perseguir hasta allí, se les escapa hacia la Florida. Hacia allá con­tin­uará la per­se­cu­ción y la búsqueda de su hija, Hon­o­rata, de quien estaba enam­orado el Cor­sario Negro. Al final acabarán dando con el paradero de Honorata que, además, les salvará de una muerte segura. En realidad es una especie de final de las aventuras del Caballero de Ventimiglia, pues el Corsario desaparece junto a su amada, se supone que para vivir una vida tranquila y feliz, una vez que ha vengado la muerte de sus hermanos.
Aunque Salgari, dándose cuenta del potencial que encerraba el personaje de Morgan (el segundo de a bordo del Corsario Negro), continuó con este nuevo personaje la saga de novelas de bucaneros.
 
 
 

13 comentarios:

  1. Salgari tiene publicada muchas novelas de aventuras. En España casi todas en la editorial de Saturnino Calleja. Es entretenida su lectura.

    ResponderEliminar
  2. Por esas cosas incompresibles de este mundo cibernético, el comentario de Jano a esta entrada, ha quedado perdido quién sabe dónde, así que me permito reproducirlo, al tiempo que pido disculpas al interesado por la parte de culpa que yo pueda tener:

    "He leído alguna novela de Emilio Salgari, en edición de la posguerra civil, que conservaba mi madre, lectora empedernida de sus novelas cuando era adolescente, y por ese motivo (y por otros) me apasionan las novelas de piratas, corsarios y bucaneros. En una gripe, me releí de un tirón LA ISLA DEL TESORO y renací en aquella adolescencia pasada, también enriquecida por las novelas de Emilio Salgari... Lástima que sus aventuras no le salvaran del suicidio.
    Saludos."

    ResponderEliminar
  3. Lo que he leído de Sagari me ha gustado.

    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un clásico de la literatura de aventuras.

      Eliminar
  4. Cuando yo era más joven, disfrutaba mucho leyendo las distintas noveles de aventuras de Salgari. Para mi, algunas son muy buenas. En todo caso, muy entretenidas

    ResponderEliminar
  5. pues muchas gracias, Trecce, por una vez más darme una conocer un libro interesante que no conocía y tan perfectamente bosquejado. Qué curiosa la nota final que apuntas sobre el olfato literario de Salgari. Cuántos lo desearíamos.
    saludos blogueros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, como queda dicho en la reseña, es la segunda parte de una novela.

      Eliminar
  6. Guardo publicaciones de Emilio Salgari de El Molino y otras con bellísimas ilustraciones de Bruguera años 60. Salgari, Verne y Richmal Crompton (Guillermo)fueron mis semillas de lector.

    ResponderEliminar
  7. Salgari... Corrigió mi ortografía, acompañó toda mi niñez. Y me hizo sonar al imaginarme con el Corsario Negro, Carmaux y Van Stiller atravesando la selva en pos del Duque de Wan Guld. Eternas gracias Emilio, doquiera que estés

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos crecieron en la lectura gracias a Salgari.

      Eliminar