martes, 15 de marzo de 2016

CAROL

Therese quiere dedicarse profesionalmente al diseño de escenarios teatrales, pero mientras se abre paso en el difícil mundo de Broadway, trabaja temporalmente en unos grandes almacenes durante la campaña de Navidad. Un día atiende a una elegante mujer que le llama poderosamente la atención, hasta el punto de que Therese le envía una felicitación junto al pedido que ha hecho, será el principio de una amistad que se convertirá en algo mucho más profundo.
Carol, que así se llama aquella mujer, está en trámites de divorcio y su marido aprovecha el viaje que ella y Therese realizan a través de EE.UU., para poner un detective a seguir sus pasos y conseguir pruebas que desacrediten a Carol como madre, a fin de que no obtenga la custodia de la hija que tienen en común.
Cuando ya había escrito "Extraños en un tren", pero aún no había sido publicado, Patricia Highsmith escribió este libro que hubo de publicar bajo seudónimo (Claire Morgan) y titular "The Price of Salt" (El precio de la sal). Su editor se negó a publicarlo y hubo de buscar otra editorial distinta.
Therese, es en realidad un trasunto de la autora, quien en una navidad neoyorquina, trabajando como dependienta en los grandes almacenes Bloomingsdale’s, se vio subyugada por la aparición de una clienta. Acabada la jornada llegó a casa, tomó la pluma y escribió el argumento de Carol de un tirón. Pensar que ese trabajo ocasional le permitió pagarse el psicoanálisis que le llevó a no casarse con su novio de entonces, hace la historia de la gestación de la novela aún más genial.
La propia Patricia Higsmith, al hablar de su libro, nos dice: Mi joven protagonista, Therese, puede parecer ahora demasiado timorata, pero en aquellos tiempos los bares gays eran sitios secretos y recónditos de alguna parte de Manhattan, y la gente que quería ir cogía el metro y bajaba en una estación antes o una después, para no aparecer como sospechosa de homosexualidad. El atractivo de "The Price of Salt" era que tenía un final feliz para sus dos personajes principales, o al menos que al final las dos intentaban compartir un futuro juntas. Antes de este libro, en las novelas estadounidenses, los hombres y las mujeres homosexuales tenían que pagar por su desviación cortándose las venas, ahogándose en una piscina, abandonando su homosexualidad (al menos, así lo afirmaban), o cayendo en una depresión infernal.
Aunque al principio el libro tuvo una ventas discretas, cuando salió la edición de bolsillo, vendió cerca de un millón de ejemplares y seguro que fue leído por muchas más personas.
La historia que narra, totalmente exenta morbo, es la de una mujer que despierta al mundo del amor homosexual y la de una casada infeliz en su matrimonio, mayor que ella y que ya ha tenido alguna experiencia en esos ámbitos.
Es una historia de lucha contra las convenciones sociales, pero sobre todo, es un relato lleno de ternura, en el que la naturalidad prima sobre cualquier atisbo de sensacionalismo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada