sábado, 15 de enero de 2011

PEDRO PAULET MOSTAJO

Este ingeniero peruano está considerado como un pionero en la investigación astronáutica y fue reconocido por científicos de todo el mundo como el padre de los cohetes de propulsores líquidos, que hoy en día es uno de los tipos de combustible usado en naves espaciales. Paulet nació en 1874 en Arequipa y con sólo 19 años, gracias a una beca del gobierno peruano, pudo viajar a Paris a estudiar ingenieria en La Sorbona.
Siempre tuvo curiosidad por los calamares y su forma de desplazarse en el agua. Ese sistema de propulsión a chorro, diseñado y probado por Paulet, es lo que hoy se utiliza en todo tipo de vehículos de lanzamiento vertical. Tuvo la fortuna de poder estudiar y experimentar entre las dos grandes guerras, una época en la que muchos empresarios buscaban ingenieros para financiar nuevos proyectos armamentísticos. "Lamentablemente", Paulet era una persona con unos principios e idealismo férreos, por lo que rechazó dos millonarias ofertas por parte de Henry Ford y del ejército alemán para fabricar misiles.
Este comportamiento pacífico provocó que incluso en su país fuera dejado en el anonimato. Durante la primera década del siglo XX, científicos rusos, alemanes y estadounidenses comenzaron a diseñar los primeros cohetes y propulsores para naves tripuladas basados en los conceptos y desarrollos del “autobólido”, el primer concepto de nave espacial de Paulet. Casi 25 años después de su muerte, fue el ingeniero alemán Wernher von Braun, diseñador de las V-2 nazis y del cohete Saturno V que llevó al primer hombre a la luna, el que afirma en su libro “Historia Mundial de la Astronáutica”, que nada de lo logrado hasta ese momento habría sido posible sin los descubrimientos y diseños de Pedro Paulet.
En su honor, el 2 de julio se festeja en Perú el Día Nacional de la Aeronáutica.




2 comentarios:

  1. Un post interesantísimo.
    No tenía ni idea ni conocía la existencia de Pedro Paulet.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Una de esas personas decisivas en los avances de la humanidad, que quedan poco menos que en el anonimato.

    ResponderEliminar