lunes, 3 de enero de 2011

LOS RAYADILLOS

Ya se ha hablado aquí alguna vez de acontecimientos que tuvieron que ver con los últimos años de nuestro imperio colonial, lo que se conoce como el desastre del 98.
Una época convulsa para España, en la que la desidia, la mala gestión y el menosprecio de nuestros gobernantes por otra cosa que no fuera su beneficio propio, desembocó en aquella auténtica vergüenza.
No lo digo por la pérdida de las colonias, enfrente teníamos, sobre todo, a un enemigo potencialmente superior, los EE.UU. que estaban muy interesados en la emancipación de aquellos territorios para extender sobre ellos sus tentáculos.
Lo digo primordialmente por la cantidad de personas, compatriotas nuestros, que perdieron sus vidas o sufrieron graves heridas y todo tipo de penurias en la defensa de algo que estaba perdido por otras razones y que, como he dicho, muchas veces estaban dejados de la mano de Dios y eran considerados por los políticos como verdadera carne de cañón.
Habrá que volver de cuando en cuando sobre asuntos de estos para que, aunque sea a base de anécdotas, no se pierda en la noche de los tiempos la tragedia, pero también el heroísmo de aquellos valientes y de las familias que vieron como se llevaban de sus casas a lo mejor de nuestra juventud.
Pero hoy quería hablar del uniforme que llevaban, EL RAYADILLO, que tomaba el nombre de la tela utilizada para los uniformes de las tropas expedicionarias enviadas a Asia y América. Habia varios tipos: El rayadillo ultramarino, líneas azul celeste y blancas del mismo ancho 0,88mm.; hay otro que es líneas de azul prusia de 1,5mm. separadas por 2 hilos torcidos blancos de 0,8mm., por lo que en este último predominaba el azul; y después está el peninsular, el del ejército de Marruecos (utilizado en la llamada Campaña del Riff), aquí las líneas azules miden 2,8mm y la separación de color blanco 7mm., por lo tanto predomina el blanco. El rayadillo se utilizaba en climas cálidos, la ropa oscura atrae mas la luz y el calor que la clara, de ahí que en climas calurosos se emplee ropa clara y además era más barato, porque la tela era más liviana, lo que también contribuía a aminorar la sensación de calor. No quiero pensar mal, pero seguramente esto último (lo del precio) tuvo su peso a la hora de elegirlo.
Este tipo de uniforme, dio pie a que a estas tropas se las conociera vulgarmente como "Los rayadillos".
Para cerrar, una coplilla que retrata el sentir de la gente de a pie sobre el envío de tropas a Cuba, Puerto Rico y Filipinas:

Parece mentira que por unos mulatos,
estemos pasando en España tan malos ratos,
a Cuba se llevan a la flor de España
y aqui no queda mas que la morralla.







6 comentarios:

  1. Efectivamente, amigo Trece. El desastre del 98 pesó como una losa en el pueblo español. Pero hay algo bueno de aquella época, la literatura. La generación del 98 nos dió una serie enorme de literatos y pensadores verdaderamente envidiables.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que de algunas secuelas de entonces, aún no nos hemos librados.

    ResponderEliminar
  3. Era Cuba tan querida e importante para España, "la siempre fiel", "la perla de las Antillas", que todavía hoy, ante un hecho desfavorable, se suele decir: "Más se perdió en Cuba".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perder Cuba, fue perder un trozo de España, un dolor que todavía persiste en muchos corazones de españoles que vivieron allí, cuyas familias se habían quedado regentando sus negocios y que tuvieron que regresar cuando el régimen de Fidel les confiscó sus bienes. A algunos de ellos les conozco personalmente.

      Eliminar
  4. Mi padre se llamaba Modesto de la Iglesia Bosch. Su madre, barcelonesa, Mercedes Bosch Ponsa y sus hermanas Enriqueta y Dolors, eran apodadas entre sus amistades de la época “las marquesas del rayadillo”, pues su padre (mi bisabuelo) era D. Modesto Bosch i Bañeres, industrial textil catalán, vecino de San Gervasi (Barcelona) y que hizo gran fortuna al obtener el premio por concurso para fabricar la tela de rayadillo de aquellos uniformes.

    ResponderEliminar