martes, 3 de mayo de 2016

LOS MANDAMIENTOS DE JANTE

Dice Paulo Coelho en su libro El Zahir, que la mediocridad y el anonimato son la mejor elección, y si te comportas así, jamás tendrás grandes problemas en tu vida, pero si intentas ser diferente te veras forzado a mejorar día tras día, y el día que falles, todos estarán en contra tuya, si intentas ser diferente serás castigado, por lo que te tendrás que buscar el éxito constantemente. Rebelarte contra estos mandamientos será desafiar la ley.
Éstos conceptos fueron creados por el escritor Aksel Sendemose y desarrollados en su novela "Un refugiado sobre sus límites" de 1933, en la que se contienen los diez mandamientos de Jante:

1. No habrás de creer que eres alguien o algo.
2. No habrás de creer que eres tan bueno como nosotros.
3. No habrás de creer que eres más inteligente que nosotros.
4. No habrás de creer que eres mejor que nosotros.
5. No habrás de creer que sabes más que nosotros.
6. No habrás de creer que eres superior a nosotros.
7. No habrás de creer que tu bastas para algo.
8. No habrás de reírte de nosotros.
9. No habrás de creer que alguien se preocupa por ti.
10.No habrás de creer que puedes enseñarnos algo.

Hay quien los interpreta como una invitación a la mediocridad o a la ausencia de ambición, los postulados parecen contrarios a esta corriente vanguardista que actualmente nos abduce y nos conduce a vender nuestra marca personal y a presentarnos ante los demás con seguridad y confianza en nosotros mismos. Sin embargo, en la cultura de los países nórdicos, de donde proceden estos principios, mostrar humildad es muy importante.
No dice la Ley de Jante que no debamos trabajar por ser mejores cada día; lo que dice es que no lo hagamos con vistas a los demás. No dice la Ley de Jante que no debamos ser ambiciosos; dice que no nos comparemos y que no demos codazos a nadie en el camino. No dice que no progresemos, dice que no lo hagamos con jactancia, que no acompañemos nuestros aciertos de fanfarrias innecesarias.
Tal vez se confunda humildad con sumisión, pero yo pienso que la humildad debe ser tomada como una virtud, llegar a ser consciente de tus fortalezas, pero también de tus debilidades.
Aunque por desgracia, no siempre es así, la humildad debería abrir más puertas que la soberbia.



2 comentarios:

  1. Esos principios de JANTE me parecen muy adecuados para calificar lo que está sucediendo con la actual sociedad española : nada de humildad y exceso de mediocridad.
    La ciudad más poderosa de Alemania, durante siglos y ahora, HAMBURG tiene para sus habitantes un lema parecido : "MENOS ES MÁS".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aquí parece que triunfa la mediocridad.

      Eliminar