jueves, 4 de agosto de 2016

EL CORDERO QUE CONQUISTÓ PARÍS

Alice adora los corderos desde que era pequeña. Hasta el punto de que decide convertir en realidad su sueño de infancia y viajar a Córcega para adoptar un simpático ovino que instala en su apartamento de París.
Pero entre sus vecinos de la muy chic Place des Vosges este tipo de extravagancias no pasan inadvertidas. Firmemente decidida a desafiar las prohibiciones, Alice está dispuesta a demostrar que convivir con un animal lanudo no es más absurdo que pasar la vida al lado de cualquier estúpido humano.
Y para ello no le importará enemistarse con todos los que la rodean y remover cielo y tierra antes que abandonar el plan. Así, crea un movimiento de apoyo a su cordero parisino y emprende la guerra contra sus vecinos contratando a un abogado. Y no precisamente cualquier abogado, sino aquel por el que está loca desde hace meses... el hombre misterioso de la Place des Vosges.
La novela es una cascada de situaciones cómicas, reflexiones en clave de humor sobre el judaísmo, los habitantes de Córcega o una cierta clase media parisina cercana al pijoterío. Catherine Siguret debió divertirse mucho escribiendo estas aventuras improbables de un cordero Suffolk de cabeza negra y lana blanca al que pone el nombre de , y que aterriza en medio de la Plaza de los Vosgos, removiendo la tranquila existencia de sus vecinos, que son descritos por la autora, cada cual con sus manías y sus histerias.
Una historia surrealista e inclasificable que celebra el amor por los animales, pero también placeres más carnales o la belleza de los tonos del mar en Ajaccio, al tiempo que pone en solfa las convenciones sociales de uno de los más elegantes barrios parisinos.





2 comentarios:

  1. Me gusta el argumento. Tiene pinta de ser una novela muy divertida.

    ResponderEliminar