lunes, 22 de agosto de 2016

MONTOYAS Y TARANTOS

En la fascinante Andalucía, dos familias de raza gitana, una rica y poderosa, la otra sin más patrimonio que el baile, reviven antiguos rencores. E igual que en aquella otra historia de Romeo y Julieta de Shakespeare, en ésta, el joven y apasionado Manuel Taranto (Juan Paredes) conocerá y se enamorará perdidamente de la bella Ana Montoya (Esperanza Campuzano). Ese amor desbordado de los dos jóvenes será rechazado por igual por los Montoyas y por los Tarantos.
El rencor de ambas familias por una vieja historia de amores frustrados y teñidos de sangre, vuelve a revivirse de nuevo.
El film recupera la historia contada por Rovira Beleta en "Los Tarantos" (aún se recuerda el prodigioso baile de Carmen Amaya y Antonio Gades) dos décadas atrás, una película que, como esta, optó al Oscar representando a España, recupera asimismo a Vicente Escrivá para el cine, ya que no rodaba desde hacía ocho años, quien la dirigió por encargo.
En ambos casos, se inspiran en la obra "Historia de los Tarantos", que Alfredo Mañas estrenó en el teatro a principios de la década de los 60 de pasado siglo, una versión libérrima y modernizada del Romeo y Julieta shakesperiano, que en el film nos trae lejanos recuerdos de West side story.


Producida y fotografiada por Teo Escamilla, y con música de Paco de Lucía, los jóvenes Esperanza Campuzano y Juan Paredes, junto a Cristina Hoyos y Juan Antonio Jiménez, son los principales intérpretes de Montoyas y Tarantos.
Otros nombres conocidos completan el reparto, Sancho Gracia, Pepe Sancho, Mercedes Sampietro, Queta Claver o un joven Antonio Canales.


Mucho estereotipo a la hora de modernizar la antigua versión, en la que destaca sobre todo la maestría a la hora de manejar la cámara de Teo Escamilla, con estupendas imágenes de Isla Cristina o Matalascañas y sus habituales juegos con las sombras en las escenas que se desarrollan en escenarios urbanos.
Por lo demás es un film prácticamente olvidado, enterrado por el recuerdo de la versión anterior. En esta se cambia el barrio barcelonés de Somorrostro por un pueblo innominado de Andalucía y todo el drama, dentro de la tragedia con que concluye la historia, queda muy acaramelado y diluído por la conformación estética del film.




7 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Tiene buenas coreografías y es entretenida, sin más.

      Eliminar
  2. Es un tema siempre atrayente el de las peleas y odios entre familias gitanas.
    Creo que esa peli me gustaría verla.

    ResponderEliminar
  3. Hoy la an echado en el canal SOMOS es muy bonita y ala vez una realidad q aun en algunos sitios se ve.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta versión de Teo Escamilla apuesta mucho por lo visual y en el sentido estético es muy bonita.
      La parte dramática queda mucho más patente en la anterior adaptación de Rovira Beleta, titulada "Los Tarantos", nominada al Oscar a la Mejor película en habla no inglesa y protagonizada, nada menos, que por Antonio Gades, Carmen Amaya y Sara Lezana.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar