martes, 11 de febrero de 2014

SANTIAGO ARABAL

Santiago es un niño, huérfano de madre, que vive en una humilde choza de pescador esperando todo el día a que su padre regrese del mar.
Pared por medio está la casa de La Roja, una viuda que se gana la vida cosiendo y planchando para otras personas y que tiene recogida a una niñita, Rosalinda, a la que sus padres han dejado a su cuidado a cambio de un módico estipendio. Rosalinda, algo más pequeña que Santiago, al igual que este se pasa el día sóla en la casa, pero al contrario que el niño, ella no puede salir a la calle, La Roja se lo tiene prohibido, no desea exponerla al peligro de la convivencia con los arrapiezos del pueblo.
Entre Rosalinda y Santiago se establece una amistad profunda y todas las mañanas, Santiago salta la tapida que separa los huertos de las dos casas para estar con la niña. Así van creciendo, pasan por una breve etapa escolar y más adelante la tragedia se cierne sobre ambos, Santiago se queda sólo en el mundo al morir su padre en una tormenta cuando faenaba y Rosalinda va a ser enviada a un asilo para niñas, ya que la familia ha dejado de envíar dinero a La Roja y esta no puede mantener a la criatura.
Ambos amigos, deciden escapar juntos.




6 comentarios:

  1. Desconocía esta obra, pero por lo que cuentas es bastante trágica. Trecce gracias por el comentario sobre el amigo Clint. Siempre he tenido gran admiración por éste gran actor, y desde luego a partir de ahora con este gesto mucho más.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Clint es un crack, leyenda viva del cine y esperemos que por muchos años.

      Eliminar
  2. Esas desgracias abundan también hoy en la vida real. Son muchos son que se quedan sin una sonrisa de la naturaleza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, hay historias muy tristes en la vida real.

      Eliminar
  3. Aunque bastantes tristezas nos da ya el telediario (que se puede compensarse con las risas que provoca un desinformativo de la Sexta) me lo meteré para el cuerpo. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces parece que se regodean en las desdichas.

      Eliminar