miércoles, 29 de mayo de 2013

EL CASTILLO

Un hombre, al que en la novela se llama "K", ha sido contratado como agrimensor por las autoridades de una población a la que llega para incorporarse a su puesto. La aldea es gobernada desde el castillo, al que K tratará de llegar infructuosamente.
Publicada en 1922, para algunos es la obra más compleja de Kafka y en ella están presentes algunas de esas constantes que conforman el universo del autor checo y que han dado nombre propio a ese imaginario.
Se trata de una novela inconclusa plagada de simbolismo y consigue llenarnos de desasosiego ante una especie de callejones sin salida con los que se enfrenta el protagonista que insiste de manera casi irreflexiva en superar las dificultades para acceder al castillo ante las continuas trabas de los funcionarios y los consejos desfavorables de los vecinos de la aldea.
Además de esta inútil lucha contra la burocracia y la administración que salvaguarda al desconocido poder, se suceden las situaciones casi oníricas que hacen de su proyecto algo imposible.




8 comentarios:

  1. Claramente Kafka tiene una influencia en sus obras asociado con el existencialismo, socialismo, Marxismo y Judaísmo. En el Castillo se aprecia la sátira que realiza a la burguesía del momento propia del marxismo como muy bien describes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se presta a interpretaciones varias, pues como digo, está lleno de simbolismo, pero sobre todo el ataque a la burocracia, es claro.

      Eliminar
  2. Cuando estuve en Praga y observé cómo se veía el castillo desde cualquier lugar, comprendí mejor la novela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos a ese se puede llegar, algo que el protagonista de la novela tenía más difícil.

      Eliminar
  3. La obra de Kafka, aunque no es muy extensa, es sumamente interesante. Menos mal que entre sus amigos hubo uno que valoró sus escritos en sus justos términos y publico cantidad de trabajos que Kafka quería que fueran quemados. La obra de Kafka yo la comparo con la pintura abstracta, que dejan que sea el espectador el que se imagine lo que representa o quiere figurar. Kafka literariamente hace lo mismo, deja que tu completes su pensamiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora mismo, sus obras nos siguen pareciendo modernas.

      Eliminar
  4. Franz Kafka y sus obras, como El Castillo o La Metamorfosis, han sido un grato tormento para mi mente adolescente; incluso en el círculo de amigos y amigas comentábamos sus obras y la interpretación que le daba cada cual en una especie de "Proceso" en el que todos estábamos incluidos, con nuestra metamorfosis particular y corporal que conlleva esa edad tan crítica, en la que te sientes un bicho como Gregorio Samsa, esperando que alguien te dé la vuelta mental en tu torpeza de insecto.
    Después de la transformación a la que nos somete la vida, uno recuerda a K y se siente tan impotente como antes para penetrar en el Castillo, a pesar de los millones de "papeles" que podrían servir de escala para salvar sus murallas.
    Excelente post, TRECCE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que creó todo un universo, pero muchas veces es todo tan real que asusta.

      Eliminar