viernes, 18 de mayo de 2012

MIDNIGHT IN PARIS

Un escritor norteamericano que trabaja como guionista en Hollywood con cierto éxito (Owen Wilson), viaja junto a su novia (Rachel McAdams) y los padres de ella a París. Como dice ella, su padre ha ido a cerrar una operación de negocios y ellos gorronean, en realidad, están preparando su próxima boda y han ido a París a echar un vistazo para ver si compran algo.
Pero el novio sufre una suerte de obsesión por la cultura de la década de los felices 20 y se dedica a deambular en la noche parisina. Cuando el reloj señala la medianoche, siempre en el mismo lugar, es trasladado a un mundo de fantasía en el que se codea con numerosos personajes de la época en la que la ciudad de las luces era el centro de la cultura universal y que jamás hubiera imaginado llegar a conocer.


Si el periplo europeo de Woody Allen se estaba saldando con más pena que gloria, por fortuna, el genio de Manhattan vuelve a remontar el vuelo y sin que podamos estar hablando de un gran film, sí que es una obra digna de su firma.



Ya en las imágenes que sirven de prólogo uno comienza a reconciliarse con nuestro entrañable realizador, pues aunque aparentemente se trata tan sólo de una colección de postales parisinas, ya notamos, en algo tan simple como es una sucesión de imágenes con la cámara fija, la mano de alguien que se preocupa por el detalle y que pone un toque diferente allí donde es difícil diferenciarse de lo puramente rutinario.


Permítanme que me extienda en algo tan aparentemente nimio, pero es que a estas alturas, o haces un gran film, o si la peli es "simplemente" buena, como es el caso, muchas veces son estos pequeños detalles lo que la diferencian de un film del montón. Y es que, para quien tenga un poco de manejo con la cámara, nada más fácil que ofrecernos imágenes bonitas en una ciudad como París. Sin embargo, además de la maestría en los encuadres, en los tonos, en la luz, nos transmite el alma de la ciudad en este repaso en imágenes de lo que sería un día en París, cuyo recorrido iniciamos al alba y concluímos con las luces artificiales en la Place Vendome o la Tour Eiffel. La lluvia, el sol, la gente, los cafetines con sus terrazas.... y la suave melodia de jazz que acompaña los planos... sublime París.


Opino que el guión es muy sólido, con elementos originales y con muchos toques propios del director que había perdido en sus últimos films. Aquí recupera buena parte de la sorna para criticar a la sociedad americana, en este caso a sus conocimientos culturales, poniendo en solfa el provincianismo, por un lado y la pedantería, por otro.


Buena parte del gancho de los gags, descansa sobre unos sobreentendidos conocimientos culturales del espectador, sin esos conocimientos, algunas de las escenas pierden su impacto, pero también hay que señalar que Allen no se regodea en ellos, cuenta la anécdota, pero sin retorcerse en la compejidad de sus visiones.


Una notable actuación de Owen Wilson, interpretando el papel que en otras épocas hubiera representado el propio realizador sin mayores problemas, rodeado de un elenco de secundarios (algunos de lujo, como Adrien Brody, Kathy Bates, la excelente Marion Cotillard o la anecdótica Carla Bruni) que están muy bien y una magnífica dirección artística, sobre todo en algunas escenas en las que intervienen multitud de personajes.


Además de todo, no se nos olvide que el film es una coproducción española, en la que Roures y su Mediapro, pueden sentirse bien satisfechos de haber apoyado un proyecto exitoso.
Una peli en la que la sonrisa se te dibuja en el rostro con las primeras escenas y no te abandona hasta el final.




12 comentarios:

  1. Seguimos en sintonía, muy de acuerdo en todo. Las imágenes del arranque son para enmarcar. Woody Allen ha vuelto! (esperemos que no se vuelva a ir)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el calendario se cumple (que se cumplirá), el próximo mes sabremos como le va con su 'To Rome with Love'

      Eliminar
  2. Y esa estructura de cuento, como la empleada en La Rosa Purpura...Aquella espectadora del cine soñaba con abandonar su mediocre vida. Este es el Allen que queremos sus seguidores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me acordé de "La Rosa Púrpura del Cairo".

      Eliminar
  3. Le tengo simpatía a ese rubito de la nariz torcida, le he visto en varias películas agradables; Woody Allen no me gusta demasiado, con algunas brillantes excepciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este film, a pesar de sus detractores, yo creo que Owen Wilson está bastante bien.

      Eliminar
  4. Woody Allen es capaz de salvar cualquier proyecto de película.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero últimamente había caído bastante, José Luis, por fortuna, parece que en este film remonta el vuelo. Una suerte para todos.

      Eliminar
  5. Del periplo europeo de Allen, es la única salvable.
    Pero a pesar de eso, "Midnight in Paris" carece de ritmo;tiene momentos buenos, pero otros realmente insípidos.
    Para mi pasable, sin más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene grandes momentos y un grandísimo guión.

      Eliminar
  6. Ya te dije en su día que era muy digna de ver. Supongo que Fonso junior te habrá comentado que veas la de profesor Lazhar; otra joya.

    ResponderEliminar