jueves, 1 de octubre de 2009

GEL SECO



Mi amigo Eduardo es un empírico, además de ver las cosas, necesita comprender "su porqué", cómo funcionan. La humanidad ha perdido un buen investigador.
Estábamos hablando de estos geles o jabones que te venden para usarlos sin agua, es decir te los frotas en las manos y estas quedan limpias. ¿Dónde se va la suciedad? Él decía que si tienes las manos manchadas, te las enjabonas y las metes bajo el grifo, el agua arrastra la suciedad, pero ¿a dónde se va esta con los jabones sin agua? El razonamiento tiene su lógica, es cierto, la suciedad no se puede volatilizar, ¿o sí? Bueno, yo no lo sé, en estos temas soy un completo iletrado, así que voy a transcribir aquí algo que he encontrado buceando en la red:

Algunos y algunas podéis pensar que limpiar no limpia porque no te tienes que secar ni que quitar el ungüento,… pues no es así. Este limpiador es absorbido por la piel según se frota y se vuelve inocuo,… lo que hace es deshacer la suciedad y hacer que desaparezca por mezcla química y división de moléculas.
Como todos sabéis la materia no desaparece, se transforma,… pues lo que hace este gel limpiador en seco es dividir las moléculas de la suciedad hasta hacerlas desaparecer, aprovechando las que, a la mezcla con el limpiador, se transforman en materias aprovechables,… es muy fácil de entender,… simplemente es un principio químico.


Será fácil de entender, pero a mí, en este caso, me pasa un poco como a Eduardo, no acabo de entenderlo muy bien, pero con verlo, me conformo.
De cualquier modo, yo he leído que el alcohol en gel no reemplaza el lavado de manos. Lo idea es primero utilizar agua y jabón, frotando bien, vamos que es para un apuro, cuando no tenemos agua a mano.

Ahí va una receta casera que encontré en yahoo:

Ingredientes necesarios:
-6 cucharadas o 90 ml de alcohol etílico (etanol al 72%) (se consigue en cualquier farmacia)
-3/4 de cucharadita de carbopol (a la venta en droguerías)
-1/4 de cucharadita de glicerina pura (se consigue en cualquier farmacia)
-1/4 de cucharadita de trietanolamina (a la venta en droguerías)

Utensilios:
-Tazón de vidrio con capacidad de 1 litro
-Colador de malla fina
-Flanera o recipiente chico de vidrio
-Batidor de alambre
-Envase de plástico con tapa a presión con capacidad de 100 ml.

Paso a paso:

Colocar el colador de malla fina sobre una flanera o recipiente chico de vidrio, verter el carbopol sobre el colador y deshacer los grumos con ayuda de una cucharita a fin de pulverizarlo completamente.

Verter el alcohol en el tazón y batir con fuerza mientras poco a poco se va agregando el carbopol pulverizado.

Agregar la glicerina mientras se bate con suavidad.

Cuando se haya disuelto por completo el carbopol y no se aprecien grumos, agregar la trietanolamina, mientras se continúa agitando suavemente. En ese momento se formará el gel.

Una vez listo, verter el alcohol en gel en la botella de plástico y tapar.

Se aplica sobre una palma, cubriendo después ambas manos y los dedos, se deja que se seque solo.


De todos modos, si la mezcla te sale mal, no te preocupes, sirve para más cosas:

2 comentarios:

  1. Jejejejeje...
    La máquina de hacer churros de Molina...
    Es lo unico que se me ocurre poner!

    ResponderEliminar