lunes, 1 de junio de 2015

20.000 LEGUAS DE VIAJE SUBMARINO

Un objeto largo y oscuro, con luces brillantes como ojos, trae en jaque a los barcos que navegan por el Pacífico, algunos de cuyos tripulantes dicen haber visto cómo hundía a otras naves al embestirlas.
El gobierno estadounidense prepara una expedición con un navío de guerra para tratar de localizar y acabar con el monstruo. A bordo de la nave viajarán, entre otros, Ned Land (Kirk Douglas), un arponero sueco camorrista pero conocedor de su oficio; el profesor Pierre Aronnax (Paul Lukas), una eminencia en el estudio de los mares y su fiel ayudante Conseil (Peter Lorre). Sin embargo, el barco en el que viajan va a sufrir la misma suerte que otros y se hundirá tras sufrir el abordaje del extraño monstruo que resulta ser una nave que puede sumergirse, mandada por el extraño capitán Nemo (James Mason). Ned, Aronnax y Conseil, son rescatados por el Nautilus, que así se llama el sumergible y a bordo de él recorrerán los mares del planeta en un fascinante viaje que les permitirá descubrir las insospechadas maravillas que el océano oculta en sus fondos.
El film adapta la conocida novela del mismo título escrita por Julio Verne, en la que aventuraba, como en muchos otros de sus libros, descubrimientos que aún estaban por hacer.


Aunque la novela pierde un tanto en la adaptación, es esta una de las mejores que se han hecho sobre el libro de Verne que conserva su espíritu de aventura submarina, con una capitán Nemo, magníficamente interpretado por James Mason, cuyo carácter difiere del tipo que presenta Verne, en el que queda más claro el exacerbado sentido de la justicia que tiene, respecto a lo que vemos en la película. El final está completamente cambiado comparado al de la novela.
El personaje de Ned Land, cobra un protagonismo que no tiene en la novela y Kirk Douglas lo interpreta con bastante histrionismo. En la película se intercalan algunas escenas humorísticas, que suelen tener como protagonistas a los personajes que interpretan Douglas, Lorre y a la foca Esmeralda.
Richard Fleischer nos ofrece unas estupendas imágenes submarinas y unos efectos especiales cuya calidad perdura a pesar de los muchos años transcurridos.
Film dirigido principalmente al público infantil y juvenil, cuyo resultado es bastante desigual, con momentos muy logrados y otros que dejan bastante que desear.




6 comentarios:

  1. Aventuras marítimas con Douglas como protagonista y Fleischer al mando, ambos harían posteriormente otra película en el mar (concretamente en los fiordos noruegos), una maravilla donde se construyeron réplicas de naves vikingas en su tamaño real.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Los vikingos", en mi opinión, está mucho más conseguida que esta, con un Kirk Douglas espléndido y no con el histrionismo que tiene aquí.
      Es una de mis pelis preferidas.

      Eliminar
  2. La he visto y he leído la novela. Creo que la película está entretenida.

    Saludos Trecce.

    ResponderEliminar
  3. Alguna actualidad pierde la película para los jóvenes cuando cualquier documental de la 2 te muestra los fondos marinos con mucha más fidelidad, calidad y exactitud.

    ResponderEliminar