viernes, 5 de junio de 2015

REBELIÓN EN LA GRANJA

Los animales de la Granja Manor, están hartos de Mr. Jones, el dueño de la explotación, porque tiene la granja abandonada, maltrata a los animales y se aprovecha de su trabajo sin que ellos vean compensación alguna.
Los animales se reúnen en asamblea y deciden echar al granjero y hacerse dueños de la granja. Durante un año aproximadamente, la granja funciona de manera autogestionada, los animales producen más y mejor, porque lo que obtienen es para ellos mismos, pero desde el principio, parece que son los cerdos los que dirigen el cotarro.
Uno de ellos, llamado Bola de Nieve, presenta un proyecto para hacer un molino que les proporcionará fuerza de trabajo y energía eléctrica, pero otro de los cerdos, Napoleón, le acusa de traidor y, no sólo se apropia del proyecto, sino que se hace con el control de la granja, apoyándose en la fuerza que le da un grupo de perros asesinos a su servicio.
Poco a poco, los animales se van dando cuenta de que han salido de las manos de un déspota para ir a caer en las de otro, incluso de peor calaña, pues las leyes que dictaron ellos son incumplidas de forma sistemática por los nuevos detentadores del poder.


Basada en la novela del mismo nombre del británico George Orwell, al igual que la otra obra más conocida del autor, "1984", entra dentro del género que se conoce con el pomposo nombre de ficción distópica. En ella, el autor hace una parábola sobre el fracaso de las sociedades socialistas o comunistas y siempre se ha considerado una crítica feroz contra Stalin, en la que Orwell vierte toda la frustración que siente por los dirigentes del socialismo internacional, que se han apropiado las ideas de la revolución marxista, para acabar explotando al pueblo en su propio beneficio.


La película fue producida por la compañía británica Halas & Batchelor y es una interesante alternativa a los productos Disney que copaban el panorama cinematográfico de la animación.
Es una película para todo tipo de públicos, principalmente para público adulto que sabe sacar las consecuencias de lo que el film nos está contando, pero al tratarse de dibujos animados, se sabía que muchos niños iban a presenciar la película y esa es la causa que, según algunos, llevó a cambiar el final de la película, bastante más optimista que el del libro. Eso sí, sin saberlo, los guionistas, con su cambio de final, anticiparon lo que iba a ocurrir en la antigua URSS con el desplome del comunismo.
Aparte de los dibujos y la composición de las secuencias, lo que más me ha llamado la atención es la partitura musical del húngaro Matyas Seiber, aparte de buena composición, es muy descriptiva y acompaña de maravilla a la narración.


Una magnífica película que se ve con agrado y resulta muy entretenida. Toda una lección que va más allá de la crítica al estalinismo, pues podría ser aplicada a cualquier tipo de régimen totalitario y tampoco se queda corta a la hora de poner en solfa al capitalismo.
Los derechos del libro fueron comprado por la CIA a Sonia, la viuda de Orwell y siempre se dijo que la productora del film, encontró una buena inyección de dinero a través de una empresa tapadera de la agencia norteamericana, la Touchstone Inc.




2 comentarios:

  1. No la he visto Trecce, pero como te digo en otras ocasiones; informado quedo.

    Saludos.

    ResponderEliminar