viernes, 9 de junio de 2017

LÁZARO DE TORMES

Es curiosa la historia de esta película, pues Rafael Álvarez "El Brujo", encargó a Fernando Fernán Gómez, que escribiera el guión de una película tomando como base el monólogo teatral que protagonizaba y que era una adaptación del Lazarillo de Tormes del propio Fernán Gómez. Unos productores mexicanos iban a producir la película, pero todo quedó en agua de borrajas, hasta que doce años después, Andrés Vicente Gómez compró los derechos a los mexicanos y puso de nuevo en marcha el proyecto, encargando a Fernando Fernán Gómez la dirección. Por si fuera poco, Fernán Gómez enfermó de gravedad apenas iniciado el rodaje y hubo de ponerse al frente del mismo su amigo José Luis García SánchezFernán Gómez quedó, aparte de agradecido, satisfecho con el resultado final.
No era tarea fácil la que tenía el guionista y realizador la de trasladar a imágenes cinematográficas el monólogo teatral en el que "El Brujo", solo en el escenario, se dirige a un tribunal que no se ve, pero se sabe que está allí, y también al público de la sala, al que mira de frente.
El Lazarillo de Tormes es una de las obras cumbres de la literatura en castellano y, como digo, no era sencillo, si no se quería caer en una película que fuera la grabación pura y simple de la obra teatral que es la adaptación del propio Fernán Gómez, entre otras razones porque el protagonista no cuadra con la edad que se supone debe tener Lázaro, al menos en sus primeras aventuras.
Así que Fernando Fernán Gómez optó por hacernos ver a un Lázaro que rememora ante el tribunal sus andanzas y va mezclando su declaración ante los jueces y la representación de lo que fueron aquellas aventuras, en las que se ve a un Lázaro ya maduro, excepto en las del inicio de su vida (cuando sirve al ciego, o al clérigo, por ejemplo), en las que le representa aún niño, eligiendo para ello a Manuel Lozano, al que recordamos por su entrañable trabajo en La lengua de las mariposas.


El reparto es de verdadero lujo, nombres muy sonoros del panorama nacional, aparte de los mencionados Rafael Álvarez o Manuel Lozano, nos encontramos a un magnífico Karra Elejalde, a una espléndida Beatriz Rico, o a Manuel Alexandre, Álvaro de Luna, Agustín González, José Lifante, Francisco Rabal (en una de sus últimas apariciones), Francisco Algora, Juan Luis Galiardo, Emilio Laguna o Tina Sáinz, entre otros.
Creo que el resultado de la película es desigual, es evidente que la historia y el texto del Lazarillo ya son una maravilla y que suponen un gran apoyo de partida, aunque no siempre da con la manera de transmitirlo en imágenes y, en ocasiones, a pesar de lo buen actor que es, puede resultar un tanto redundante ver una y otra vez a Rafael Álvarez declamando, convirtiendo a Lázaro casi en un cuentacuentos.
Estupenda ambientación, en la que tienen no poco que ver los figurines de Javier Artiñano, nos quedamos con un regusto agridulce al ver, por un lado a tan grandes actores como logró reunir esta producción y, por otro, que no logra, a mi modesto parecer, sacarle todo el jugo al texto original.




6 comentarios:

  1. Lástima de incidencias dado que el plantel de actores, guionista y director son de primera categoria. Especialmente la del grandísimo actor Rafael Alvarez El Brujo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, una pena que no lograran algo un poco mejor.

      Eliminar
  2. Me gustó, y ahora que ha salido a relucir "El Brujo", me encantó el papel que interpretó junto a Francisco Rabal en la serie televisiva "Juncal".

    Salud Trecce.

    ResponderEliminar
  3. Recuerdo haber tenido un profesor de Literatura tan devoto de este libre, que nos hizo escribir a cada uno, un capítulo adicional para subir nota. La "antología" hubiera quedado bien en esas recopilaciones de disparates.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente con alguno logró el efecto contrario al deseado.

      Eliminar