martes, 12 de marzo de 2013

TRABAZOS

Trabazos es un pueblo de la provincia de Zamora, está pegandito a Portugal, en la comarca de Aliste y apenas alcanza los 1.000 habitantes. Por cierto, casi 150 personas, emigrantes, o hijos de emigrantes de Trabazos, viven en la localidad suiza de Locarno o en sus alrededores.
Hace unos días, leía una noticia en la prensa local relacionada con Trabazos y sus gentes, uno de esos relatos que te levantan la moral y te hacen recuperar la fe en tus semejantes en estos tiempos en que los noticiarios se llenan de chorizos, sinvergüenzas, estrellas mediáticas, profesionales de la política y otros engendros parecidos: La casa de Blas Faúndez Casado y su esposa, vecinos de Trabazos, ardía. Además de ellos, en la casa, vive su hija, una niña de corta edad.
La misma noche del incendio tenía lugar una cena popular donde estaban la mayoría de los vecinos de Trabazos; el alcalde Javier Faúndez planteó la necesidad de ayudar a la familia a la reconstrucción del tejado, la parte de la casa donde el incendio se había concentrado y que había quedado destruído. Los materiales los pondría el Ayuntamiento y requería la contribución de los vecinos como mano de obra. Hubo unanimidad y varias familias ofrecieron alojamiento a la familia hasta recuperar la casa.
Unas 60 personas aportaron su mano de obra y quienes por edad u otros motivos no podían, colaboraron teniendo lista la comida para quienes trabajaban o aportando materiales (pintura, etc.) para la restauración. El Ayuntamiento destinó 5.500 euros de sus fondos de emergencias, además de la maquinaria que posee mientras otros vecinos aportaron sus tractores. Apenas una semana después de producirse el incendio la familia, podía volver con garantías a su casa.
Creo que no hacen falta comentarios, a todos se nos ocurren calificativos para esta actuación ejemplar de unos vecinos solidarios y de una corporación municipal que está para servir a su pueblo y solucionar problemas.
No ha habido cámaras de televisión, ni ha salido en los telediarios nacionales, nadie, salvo los medios locales, se han ocupado del asunto. No había morbo, ni políticos corruptos, ni muertos, ni nada de eso que tanto les interesa a los medios. Se ve que estas noticias no venden, la solidaridad de unas gentes con sus vecinos no es noticia, otra cosa es que hubieran tenido una iniciativa para ayudar a los afectados del accidente nuclear de Fukushima o del terremoto de Haití.
En fin, una historia de la España olvidada que es algo más que Puerto Hurraco y es que, al menos en el ámbito rural, se conservan los valores solidarios de antaño.

(La foto de cabecera es de Chany Sebastián)



10 comentarios:

  1. Cuantas noticias como esta no llegan a los grandes medios de comunicación porque efectivamente no vende.
    Un ejemplo solidario a seguir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un orgullo para la gente de este pueblo ser como son.

      Eliminar
  2. Preciosa historia, y mira como lo solucionan con la solidaridad y buen corazón de la gente, Y así es, esto no se publica porque no vende. Ahora si se llega a enterar algún político mamón, seguro que va para salir en la foto.

    Saludos Trecce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que si aparece allí alguno de esos, buena parte del presupuesto, en vez de en la obra, se habría ido en carteles, como los del PLAN E.

      Eliminar
  3. Pues siempre da gusto enterarse de casos como el que cuentas, deberían darles más cabida en los medios generalistas porque no todo es a menudo tan negro como lo pintan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas cosas le dan a uno moral en medio de tanta porquería.

      Eliminar
  4. Es tan increíble que parece que nos estás tendiendo una trampa... Es imposible que aún queden personas no contaminadas por este caos del "sálvese quien pueda".
    No sólo debería salir en el telediario, además a las gentes de Trabazos habría que declararlas en "peligro de extinción".(No sería mala idea hacer clones y repartirlos por ahí a ver si contagian...)
    Gracias Trecce por mostrarnos estas agradables excepciones.
    (Por cierto, me ha gustado que ocurriera en un "pueblín" de Zamora.)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Orgullosos que estamos de nuestros paisanos.

      Eliminar
  5. Al hilo de esto se me ocurre...¿por qué cuando la gente se concentra para impedir un deshaucio a nadie se le ocurre organizar una colecta entre los presentes para pagar la deuda?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos no han puesto dinero, pero se han llevado los mamporros de la policía.

      Eliminar