sábado, 14 de noviembre de 2009

FIREFOX

La peli pretende ser un trhiller que se desarrolla cuando la "guerra fría" está agonizando. Digo "pretende", porque se ve que el deseo es sumergir al espectador en un clima de incertidumbre, suspense y tensión, que no acaba nunca de envolverte del todo. Algo falla, yo no entiendo tanto de esto como para saberlo, pero mi opinión es que la historia no cuela, como se dice ahora, no es creíble.
Todo un canto a la mayor gloria de los EE.UU. en su lucha con el enemigo soviético, si se hiciera algo así en Europa, daría un poco de sonrojo, pero ya sabemos que ellos están tan orgullosos de ser quienes son, que esto les encanta.
La música está compuesta por Maurice Jarre, el de Doctor Zhivago y la fotografía es espléndida, sobre todo cuando se recrea en los paisajes nevados del Ártico vistos desde el cielo.
Quiero mencionar que los efectos especiales están a cargo de John Dykstra, que había ganado un Oscar por Star Wars. Y es que esto me da pie a comentar la similitud, que al parecer no es casual, entre las escenas de persecución aérea de ambos films. Para mi gusto, estas escenas duran demasiado para lo poco que sucede en su transcurso.
La trama, vista con ojos actuales, es simplista e ingenua, no hay quien se acabe de creer el objetivo de la misión, por exagerado y poco convincente y todo parece puesto al servicio de ese patriotismo que antes mencionaba y de la espectacularidad, que tampoco se logra.
Encima, parece que aquí Eastwood, nos ofrece un repertorio de esas cosas que se le han achacado a veces por algunos críticos: Estatismo, rigidez e inespresividad.
Como digo, la música y la fotografía pasables tirando a buenas, pero lo demás le queda a uno un tanto decepcionado, quizá el paso del tiempo le haya afectado algo, no he leído críticas del momento, aunque supongo que entre determinado público de la época sería todo un éxito, me estoy imaginando a los chavales jóvenes en una de aquellas sesiones de tarde metidos dentro del MIG-31 gracias a la magia que el cine siempre tendrá para ellos cuando aún sus ojos no están estropeados por otras consideraciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario