martes, 17 de noviembre de 2009

IMPACTO SÚBITO

O de cómo Harry vuelve a ser Harry. Y es que, en efecto, el personaje recupera su identidad en este filme. Después de los intentos por suavizar, reconvertir o buscar nuevos públicos de las imediatamente anteriores entregas, que no hicieron sino estropear al polémico inspector sin aportar nada nuevo, Clint Eastwood toma las riendas de esta película (la única de la serie que él dirigió), para ponerlo de nuevo en su lugar.
El guión, no obstante, no acaba de satisfacer las expectativas, haciendo incursiones psicológicas en los personajes que no están bien conseguidas, creo yo.
Me quedo con eso que he dicho, que el personaje vuelve a recuperar sus señas de identidad, colocándose otra vez en esa línea que separa los métodos legales de los que no lo son tanto, siempre buscando dar su merecido a los criminales que saben aprovechar los resquicios de la Ley para escapar impunes.


En esta línea, el inspector Callahan, tomará algunas decisiones que quedan al juicio de los espectadores.


Entre los secundarios, el recientemente desaparecido Pat Hingle, Jefe de la policía de San Paulo, el lugar a donde se desplaza Harry para llevar a cabo sus pesquisas. Un papel, el de Hingle, un tanto desigual y un poco raro, por decirlo de algún modo, todo ello producto del guión que, como he dicho no es demasiado bueno.

Pues eso que, como dije al principio, alejándose de la imagen edulcorada de las pelis anteriores, Harry vuelve a ser Harry.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada