viernes, 19 de enero de 2018

LOS BUDDENBROOK

En la década de 1840, la ciudad hanseática de Lübeck, en el norte de Alemania, es un centro comercial dominante en la costa del Báltico, y los Buddenbrook se encuentran entre las primeras familias de la ciudad. El cónsul Jean Buddenbrook (Armin Mueller-Stahl) tiene dos hijos, Thomas (Mark Waschke) y Christian (August Diehl), y una hija, Antonia, a la que conocen por "Tony" (Jessica Schwarz). A pesar de que los ama profundamente, espera que sus hijos sacrifiquen la felicidad personal por el bien de la compañía si es necesario. La primera en enterarse es Tony, casada con el empresario de Hamburgo Bendix Grünlich (Justus von Dohnányi). Mientras tanto, sus hermanos aprendieron el oficio en Amsterdam y Londres, respectivamente. Aplastado por el desastre matrimonial de Tony y varias transacciones desafortunadas, Jean Buddenbrook le cede el negocio a su hijo mayor, Thomas. Thomas se casa con la heredera holandesa Gerda Arnoldsen (Léa Bosco), que es una violinista apasionada. Pero Thomas nunca olvida su primer amor, una humilde florista. Después de pasar un tiempo en Valparaíso, Christian también regresa a Lübeck. Thomas pronto descubre que su hermano está mucho más interesado en el teatro y la actriz Aline Puvogel (Nina Proll) que en la empresa familiar.


El guión se basa en la novela homónima de Thomas Mann, publicada en 1901, la única de sus obras que mencionó el comité del Premio Nobel cuando hizo publica la concesión del mismo al autor germano en 1929.


Muy buena ambientación y conseguida fotografía para un film que, a pesar del despliegue de medios y de su duración, de casi dos horas y media, no logra reflejar toda la fuerza del relato de Mann, para quedarse en una crónica familiar con la que el espectador apenas se conmueve, como si todo lo que nos cuenta, lo viéramos venir por anticipado.
La película se ve con cierto agrado, sobre todo por la brillantez de sus escenarios, pero se llega a hacer larga y, por momentos resulta un tanto anodina.




12 comentarios:

  1. ¿Cómo influye la eminente guerra en la familia? Gracias por el trabajo de darnos esos tics. Y en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se habla poco del entorno sociopolítico y se centra mucho en la saga familiar y sus negocios.

      Eliminar
  2. Creo que ésta fue su primera novela. Y tras la guerra mundial influyó mucho en los escritores alemanes posteriores. No obstante nunca conseguí terminar ninguna de sus novelas porque me resultaba tan pesado como leer a Nietzsche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, fue su primera novela y obtuvo un éxito inesperado.

      Eliminar
  3. No la he visto, pero aunque no fuera tiempos fáciles, parece que mucha hambre no pasan.

    Salud Trecce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pasaban hambre, pero se ve que no eran felices.

      Eliminar
  4. hola! somos nuevas por este blog y nos has capturado enseguida con tus reseñas, muy linda tanto en pelicula como el libro que tambien lo debe ser, gracias!!! y un abrazobuho desde argentina!! te esperamos de vuelta si te pica la curiosidad!

    ResponderEliminar
  5. Una novela de casi 900 páginas a la fuerza tiene que dar una película de larga duración. Un día de estos me atrevo con el libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Película larga, en efecto, pero que, a mi juicio, desaprovecha el potencial de la novela.

      Eliminar
  6. En conjunto, no está mal esta película, pero Thomas Mann es mucho Thomas Mann y no es facil acertar plenamente para llevar a la pantalla una obra suya, aunque sea la primera que escribió cuando aún era muy joven

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue la primera, sí, pero entró en el panorama literario por la puerta grande.

      Eliminar