lunes, 8 de enero de 2018

CORAZÓN DE TINTA

Mortimer “Mo” Folchart (Brendan Fraser) y su hija de 12 años, Meggie (Eliza Hope Bennett), comparten su pasión por los libros. También comparten un don, ellos pueden hacer aparecer en la vida real a los personajes de los libros que están leyendo si los leen en voz alta. Pero un peligro acecha: por cada personaje de fantasía que llega al mundo real, una persona real desaparece en el mundo de fantasía. En una de sus visitas a una vieja librería, Mo escucha voces que no había oído en años, y cuando reconoce de qué libro vienen, siente un escalofrío que corre por su espalda. El libro, que se llama "Corazón de Tinta", está lleno de ilustraciones de castillos medievales y extrañas criaturas, y Mo lo ha estado buscando desde que Meggie tenía tres años, cuando su madre, Resa (Sienna Guillory), desapareció en ese misterioso mundo. Pero el plan de Mo de usar el libro para hallar y rescatar a Resa se ve en peligro cuando Capricornio (Andy Serkis), el villano de "Corazón de Tinta", secuestra a Meggie y le exige que de vida a otros malvados personajes de ficción. Decidido a rescatar a su hija y a enviar a todos los personajes de ficción adonde pertenecen, Mo reúne un dispar grupo de aliados —unos reales y otros mágicos— y se embarca en un viaje lleno de riesgos para poner las cosas en su lugar.


El guión se basa en el libro del mismo título, primero de una serie dirigida al público infantil y juvenil, de la escritora alemana Cornelia Funke.


Quizá querer hacer una película para jóvenes y niños (y si no lo quisieron, así les salió), es uno de los lastres que arrastra la película durante todo su desarrollo.
Es un sueño para cualquier lector pensar que puede estar al lado de los personajes que le acompañan en los libros, traerlos al mundo real para codearse con ellos. Esta idea, que encierra infinidad de posibilidades, creo que ha sido desperdiciada en esta película que sufre una incapacidad absoluta para ofrecernos una pizca de ingenio.
Incluso reconociendo que la acción ayuda a que no se haga demasiado pesada, al final uno tiene la impresión de que lo que podría haber sido una película llena de fantasía (estamos hablando de cuentos, de historias de ficción), se queda en un relato bastante plano y, repito, con poco ingenio.




2 comentarios: