jueves, 7 de diciembre de 2017

ERES MI HÉROE

Dicen que la adolescencia es una etapa de descubrimientos, pero para Ramón (Manuel Lozano), como para la mayoría, fue un momento de confusión: el futuro, los estudios, el sexo, los cambios hormonales, el choque generacional... Ningún adulto de hoy en día saldría mínimamente cuerdo de los cambios que de la noche a la mañana le caen a un chico al borde de los 13 años en la Sevilla de 1975-76.
Dicen que la adolescencia es la parte más importante de la vida y para Ramón lo fue. Los acontecimientos que le ocurrieron aquel año, hicieron que resurgiera el luchador que llevaba dentro. Los que le rodearon y los que le amaron fueron los que le ayudaron a afrontar esos cambios tan cruciales. Dicen que la adolescencia te cambia para siempre... y para Ramón así fue.
"Eres mi Héroe" es una historia sobre los "cates" que te empieza a dar la vida a esa edad. Sobre la iniciación al sexo y los primeros pelos del bigote. Sobre la primera borrachera y las "guarrerías" de la edad. Sobre las leches que te pegan y las otras, las que te metes en la vida a los trece años cuando no tienes ni idea de nada.
"Eres mi Héroe" es también la historia de una época convulsa y agitada, la España de comienzos de La Transición. Unos tiempos marcados por el cambio, la ilusión y la lucha que, de una forma u otra, fueron decisivos en la formación de la personalidad de aquellos que los vivieron con intensidad. Unos tiempos que, también de una forma u otra, actualmente estamos volviendo a revivir.


En su segundo largometraje para la pantalla grande, Antonio Cuadri (realizador durante años de programas de televisión como "Las noticias del guiñol" y "Lo + Plus" o la serie "Al salir de clase"), vuelve a contar con buenos actores, menos internacionales quizá que los de su primer film, pero con un resultado que posiblemente es mejor. Eres Mi Héroe, desde el comienzo, te sumerge en la historia de Ramón, primero a base de humor, para seguir luego con cuestiones más serias como la amistad, el amor y la política. El inicio de la película puede hacerte pensar que va por un camino determinado de recuerdos de una época, pero enseguida te das cuenta de que detrás hay algo más. Eres Mi Héroe es un film para gente de varias generaciones, gente de todas las edades, el público adolescente se identificará con muchas escenas, mientras los más mayores recordarán esa etapa en la que cambió tanto la vida en nuestro país.


El mensaje político es una de las partes principales de la película, introducido por un Toni Cantó que consigue una buena interpretación dando vida a un sacerdote contestatario. El otro gran peso del film es la amistad, amistad que surge a costa de alguna nariz rota entre el protagonista y los chicos más problemáticos de la clase, cuatro actores noveles seleccionados entre más de 2.000 niños, que realizan un papel más que aceptable, entre ellos, Manuel Lozano (el niño de La lengua de las mariposas), estrella de la película con tan solo 13 años, también hace un buen papel.
La película utiliza de manera muy adecuada las nuevas tecnologías y los efectos especiales, aunque disimulados, están presentes en toda la película. Alex G. Ortoll, que ha colaborado en superproducciones como Titanic, Black Hawk Derribado o Minority Report, ha sido el encargado de reconstruir la Sevilla de los años 70, totalmente transformada tras la revolución urbanística del 92, con un resultado bastante sorprendente.
Tampoco quiero dejar de mencionar la cuidada banda sonora, con música de la sueca Carita Boronska y que incluye también canciones de la época en que transcurre la narración ("El Peso del Mundo" de Hilario Camacho, "Acalorado" de Los Diablos, una versión especial de "Señora Azúl" de Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán, "Eres Tú" de Mocedades...)


La verdad es que en la película se alternan algunos momentos quizá un tanto panfletarios, que echan mano del recurso fácil de lo sentimental, con otros realmente logrados. Impagables, por ejemplo, esas escenas en las aparece Antonio Dechent haciendo de indio, que sale de la pantalla para hablar con el niño, o lo hace desde dentro del televisor mientras se enfrenta al general Custer.
En definitiva, una interesante película, bien realizada, con la que reiremos e incluso alguno se identificará. Un film en el que se hace un paralelismo entre el despertar al mundo adulto de un joven y el recorrido de toda una nación (la nuestra), hacia la democracia, uno y otros, encontrarán (encontraremos) que no todo va a ser vida y dulzura y que la libertad implica también decepciones, humillaciones, lágrimas, desengaños y, por supuesto, también sonrisas y buenos momentos.




4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. En parte porque trae recuerdos de una época, de cualquier manera, la película empieza bien, para irse desinflando.

      Eliminar
  2. Con esa edad pasé yo aquellos años, y todavía ando con la resaca.

    ResponderEliminar