sábado, 25 de enero de 2014

LA BURBUJA DEL BALÓN

Hace unos meses, se publicaba la deuda de los clubes de fútbol con Hacienda, unos 700 millones de euros. Como no entiendo mucho de esto, no sé si en estas cifras están incluídos los que no son Sociedades Anónimas Deportivas, a saber, Real Madrid, Barcelona, Athletic de Bilbao y Osasuna, pero lo que sí sé es que esta es sólo la deuda con Hacienda, porque a mayores, le deben 16 millones y medio a la Seguridad Social y otras "pequeñas" zarandajas que colean por ahí.
Que este es un mundo donde abundan los "espabilados", incluso los delincuentes condenados, lo sabemos, sólo hay que echar un vistazo a algunos de los que conforman la lista de mandatarios del fútbol patrio en los últimos años, desde los casos más conocidos, como el del difunto Jesús Gil, o la familia Ruiz Mateo, hasta una pléyade que, por estar al frente de equipos más modestos, no son conocidos fuera de determinados ámbitos. ¿Por qué se meten ahí?, ¿por amor al club de su ciudad? El caso es que cuando la cosa va bien, se lo llevan crudo, pero cuando llegan las pérdidas, las tenemos que pagar entre todos en forma de ayudas de organismos públicos, que amparan de manera cobarde estos manejos, presionados por un atajo de palmeros, gente del pueblo, como cualquiera de nosotros, hábilmente manejados por estos listillos para que salgan a la calle cada vez que el equipo está al borde de la desaparición y la corporación de turno, o la misma Hacienda, como es el caso, haga la vista gorda. Son muchos votos los que están en juego.
Si a Vd., mañana le ponen una multa de tráfico y no la paga, Hacienda le perseguirá hasta la frontera y más allá, pero no hace nada para cobrar 700 millones, total...
Si con la que está cayendo, con la retirada de ayudas a la dependencia que han obligado a muchas personas que cobran una pensión de mierda (con perdón) a atender a su marido o a su mujer con alzheimer, cuando los caciques del balón siguen debiendo dinero, esto ya no es cobardía de los políticos, es auténtica complicidad con actitudes presuntamente delictivas y la muestra de la más alta cota de miseria moral.
 
 
 

14 comentarios:

  1. El día en que el fútbol deje de distraer a las masas de las atrocidades que comenten gobernantes y opositores se acabará el trato de favor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que aquí hay algo más que las pasiones, se unen demasiados intereses espúrios.

      Eliminar
  2. Uys, ojalá fuesen en pesetas... son más de 700 millones de euros a Hacienda y unos y unos 17 a la Seguridad Social. Eso sólo a las administraciones públicas, sin contar lo que deben por créditos bancarios y demás. La cosa, en total, suma unos 3.600 millones de euros... más de medio billón de las antiguas pesetas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes más razón que un santo, ojalá fueran pesetas, por desgracia son euros.
      Ya he corregido el gazapo en la entrada. Gracias.

      Eliminar
  3. Sí, parece que es la próxima...bien estará que cambiemos de una vez el chip de la forma en que casi todo el mundo ha estado haciendo las cosas Enestepaís.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Se atreverá alguien, o será como la reforma de la administración, que todo el mundo habla de la necesidad de llevarla a cabo, pero nadie le hinca el diente?

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. A veces pasan cosas raras. Me alegro de que funcione de nuevo.

      Eliminar
  5. Esta burbuja tiene demasiados parches, pierde aire por todas partes y hay que seguir inyectando de continuo. El zarandeo ha comenzado ya.

    ResponderEliminar
  6. El problema es que quienes la están hinchando saldrán de rositas y nos va a estallar en los morros a los de siempre.

    ResponderEliminar
  7. Se prevarica desde el poder en muchos asuntos. Se mira para otro lado. Los inspectores de Hacienda reciben recomendaciones; el Banco de España ya se ha visto lo que hizo con la Banca. Hoy dice el nuevo presidente del Barça, "el fiscal de Madrid--NO ES UNO DE LOS NUESTROS-- Scorsese tiene sustancia para un guión, o mejor Stone.

    ResponderEliminar
  8. La burbuja parece que puede estallar por el lado de los derechos televisivo que las plataformas televisivas ya no pueden mantener. Lo que no nombras es que algunas comunidades autónomas son avalistas de ciertos clubes de fútbol. Tal es el caso de la comunidad valenciana por ejemplo, en uno más de sus derroches. Lo triste de todo esto es que si el fútbol pincha, no será por hacienda, interesa demasiado el pan y circo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, Sandra, no digo explícitamente lo de los avales, porque sería muy largo de enumerar el sinfín de ayudas encubiertas que están recibiendo, lo resumo en un párrafo en el que digo: "...las tenemos que pagar entre todos en forma de ayudas de organismos públicos", el aval no deja de ser una ayuda, pues en más de una ocasión han de hacer frente a los avales, detrayéndolos de otros capítulos de auténtica necesidad social.

      Eliminar