lunes, 20 de enero de 2014

EVA PERÓN

La película narra el último año de vida de Eva Duarte (Esther Goris), desde el inicio de la campaña que la postula como vicepresidenta del país junto a su marido Juan Domingo Perón (Víctor Laplace) como presidente, hasta su fallecimiento el 26 de julio de 1952.
Mezcla la narración en tiempo real con diversos flashbacks que nos traen pasajes del pasado de la primera dama argentina, el primero de ellos nos muestra a Juana Ibarguren (Cristina Banegas) con sus cinco hijos, yendo a Chivilcoy para despedirse de Juan Duarte, el padre de Eva. Allí son humillados por las hijas legítimas del difunto, aunque finalmente les conceden unos minutos a solas con el cadaver.
El film recrea con bastante verismo los acontecimientos que rodearon aquel año, las dificultades de Eva para ser nombrada candidata a la vicepresidencia, pues aunque es apoya por el sindicato peronista, los militares no la quieren ni en pintura; su enfermedad, el deterioro inmmediato de su salud; los últimos días, posteriores a la victoria de Perón en las elecciones y su fallecimiento, con las muestras de dolor que despierta entre la clase trabajadora de país andino.
Además, asistimos a los preparativos y desenlace del intento de golpe de estado del general Menéndez; las labores de Eva Duarte en la fundación que lleva su nombre, las reacciones a la famosa concentración en la la Avenida del 9 de Julio, cuando José Espejo (Leandro Regúnaga), secretario de la CGT, reclama desde los microfónos del balcón la presencia de la Primera Dama diciendo: "En nombre de la CGT y del consejo Superior del Partido Peronista, proclamo la fórmula Perón-Eva Perón para la Presidencia y la Vicepresidencia de la República".


Él film de Juan Carlos Desanzo contó con un bajo presupuesto, pero como película histórica tiene bastante más valor que otras que se han hecho sobre este personaje crucial en la historia reciente de Argentina.
La interpretación de Esther Goris, no está mal, aunque yo diferenciaría la parte en la que representa a Evita ya enferma y los discursos públicos, escenas en las que da bastante bien el tipo; sin embargo, en aquellas previas a la enfermedad y cuando está hablando en privado o dirigiéndose a un pequeño auditorio, su personaje no está tan conseguido, pues en algunas de estas, sigue manteniendo el tono crispado y grandilocuente que, al parecer, no era el que empleaba en tales circunstancias.
En general, película entretenida que nos permite acercarnos con bastante realismo a lo que fue y representó para su país la figura está mujer, cuya memoria sigue viva,  y que aún después de tanto tiempo, sigue levantando pasiones entre los argentinos.





1 comentario:

  1. No me gusta el personaje. No he visto ni esta versión ni la de Madonna.

    ResponderEliminar