lunes, 18 de febrero de 2013

EL FANTASMA DE LA ÓPERA

El anciano vizconde Raoul de Chagny (Patrick Wilson), asiste a la subasta de algunos objetos de la Ópera parisina, que se encuentra en un lamentable estado de abandono tras haber sufrido unos años atrás un incendio. El vizconde que, tiempo atrás, fue uno de los patrocinadores del teatro, ve desfilar por su mente una serie de recuerdos del pasado que le traen a la memoria el tiempo en que conoció a la que sería su esposa, Christine (Emmy Rossum), que actuaba en el abandonado teatro en su época de esplendor y por la que tuvo que luchar contra un terrible adversario, el conocido como Fantasma de la Ópera (Gerard Butler), un personaje que guardaba tras de si un triste pasado y que vivía obsesionado con tener a Christine solo para él.



Puesta al día de la conocida obra literaria de Gaston Leroux, el film se basa en el musical compuesto por Andrew Lloyd Webber, que tuvo un éxito inusitado en el teatro. El mismo Lloyd Webber compuso la partitura del film y colaboró en el guión.


La adaptación supone una vista más amable que otras anteriores de la historia original, pues aunque mantiene ese ambiente de novela gótica, está vez se ve adornada con un entorno más colorista y menos tenebroso y tratado con mucho mayor romanticismo, dejando a un lado los toques de terror que siempre han caracterizado la obra.
Gran trabajo en el diseño de vestuario y la ambientación y unas interpretaciones, de actores no demasiado conocidos, que están a un gran nivel, sobre todo la protagonista femenina, Emmy Rossum, que transmite muy bien el aire de inocencia, ternura y belleza del que se quiere dotar a su personaje.


Por supuesto, lo mejor es la banda sonora, pues la historia nos la conocemos ya de antemano y puedo presumir que a los espectadores a quienes no guste este tipo de cintas, seguramente se les hará un poco larga.




12 comentarios:

  1. es con todo una buena historia, creo. Muy buena reseña, Trecce.
    saludos blogueros

    ResponderEliminar
  2. Solamente puedo opinar de las versiones televisivas que vi hace ya mucho tiempo y recuerdo que me daban bastante miedo.

    ResponderEliminar
  3. De acuerdo contigo en que la ambientación y vestuario están muy logrados pero al banda sonora lo mejor.

    ResponderEliminar
  4. La original la vi un par de veces y me gustó.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Esta es, creo, la última versión llevada al cine. Se que tengo la banda sonora por ahí, me lo ha recordado Trecce con su reseña. La peli me pareció poco "emocionante". La música de Lloyd Webber es magnífica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, Manuel, la Banda sonora es muy buena.

      Eliminar
  6. Lloyd Weber era también el productor de la película.
    Salvo los temas musicales, la película es muy floja.
    Yo ví el musical hace muchos años en NY, en Broadway y me gustó,a diferencia de la película que carece de alma.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cinta es, técnicamente, espectacular, pero en otros aspectos...

      Eliminar