miércoles, 5 de diciembre de 2012

BODAS DE SANGRE

La compañía de baile de Antonio Gades va a representar su particular homenaje de una de las más conocidas obras de García Lorca (Bodas de Sangre), bajo el título de "Crónicas del suceso de Bodas de Sangre".
En realidad, Gades había estrenado esta obra en 1974 y la película se rueda en 1981, cincuenta años después de que Federico escribiera su drama que estrenaría un año más tarde (1932).
El film nos muestra un ensayo de la compañía que va a representar el ballet. Previamente se nos detallan las interioridades de la preparación de los camerinos, la llegada de los artistas, sus bromas, cambios de impresiones, los rituales supersticiosos, el calentamiento, el ensayo de los pasos, las coregrafías...



Porque realmente la película sobre el espectáculo no comienza hasta pasada media hora. Antes de eso, vemos lo que he dicho e incluso al propio Gades contando pinceladas de su biografía, de cómo llego a ser bailarín profesional y de algunas de sus peripecias anteriores.


Saura pretender hacer sentir al espectador que está asistiendo a un ensayo de la obra desde una posición de observador privilegiado que ve sin ser visto. Está claro que no asistimos a un ensayo, sino a un ensayo ensayado. Pero el realizador logra su objetivo, pues observamos los errores de los artistas, las correcciones que les hace le director del ballet, los movimientos previos para coger tono muscular....
La ilusión funciona, pues en teoría el ensayo no es para que el público lo vea, pero nosotros tenemos el privilegio de asistir a él.


Por el film desfilan algunos de los nombre más reconocidos del panorama de la danza y del cante y el toque flamenco o afín al mismo: Antonio Gades, Cristina Hoyos, Juan Antonio Jiménez, José Mercé, Pepe Blanco o la misma Marisol (después Pepa Flores), que canta con su peculiar estilo una nana que queda estupendamente bien como contrapunto al drama que se vive en la historia que nos cuentan los bailarines.
Me gustó mucho la interpretación de Carmen Villena, no es la más conocida del reparto, interpreta a la esposa que intenta recuperar a su marido (Leonardo, que interpreta Gades), a través de la danza, nos comunica la huida de los amantes a caballo, lo hace muy bien la verdad.


Un ejercicio de estilo con el sello de Saura, con absoluta economía de medios, estudiados encuadres, iluminaciones y movimientos de cámara.
En absoluto es una traslación del drama lorquiano, pues todo se centra en la escena de la boda y el duelo a muerte.
Obtuvo el Premio de la Crítica de Nueva York y en el apartado técnico cuenta también con algunos nombres ilustres del cine español: Pablo G. del Amo (montador), Teo Escamilla (fotografía) o el propio productor, Emiliano Piedra.




6 comentarios:

  1. Buena obra y buena película. Lástima que el bueno de Gades muriese relativamente joven, ya que era un genio, aunque para los matrimonios le cundió.

    Saludos Trecce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gades fue (y sigue siendo) todo un referente en la danza española, ideas políticas a un lado.

      Eliminar
  2. Sí, Gades murió joven y su ideología no le va a la zaga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que descanse en paz, que el hombre sufrío una penosa enfermedad antes de rendir su alma.

      Eliminar
  3. Fueron un lujo estos experimentos de Saura.Curiosidad: mantuve una buena amistad con Teo Escamilla, maestro de la fotografía del cine español, discípulo de nuestro paisano Luis Cuadrado. Murió en 1997, a los 57 años en Cuba. Un gran tipo que me "abrió los ojos" Con él, las imágenes en movimiento, comencé a mirarlas de otra manera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices, no sólo la trilogía flamenca, sino algunas otras de las obras de Saura, son un verdadero lujo, totalmente inentendible con un criterío puramente comercial.

      Eliminar