martes, 29 de diciembre de 2009

SIN PERDÓN

La película en la que Hollywood se rindió a los pies de Clint Eastwood. Tras nueve nominaciones se llevó nada menos que 4 Oscars, entre ellos los más preciados, mejor director y mejor película. Premios, al fin y al cabo, sólo eso, pero premios sin los que más de uno se ha ido a la tumba teniéndolos bien merecidos, al menos no será el caso del hombre que nos ocupa.
¿La peli? Me da un poco de apuro decir algo sobre un film del que se ha escrito largo y tendido, podría acabar aquí mismo, pero me voy a dar el lujo de dejar mi opinión, una entre millones, aunque sea a costa de caer en los tópicos.
No es el mejor western, ni siquiera el mejor de Eastwood (recuerdo que es mi opinión), me gusta más, como tal, El fuera de la ley, en la que los diálogos con los indios son impagables. Pero es que esta película es más que una del oeste, aún siéndolo. A estas películas se les llama westerns crepusculares, como saben bien los aficionados, un subgénero ya apuntado por el maestro Ford. Este Unforgiven es el western crepuscular, al menos todo un compendio y una lección de lo que son estas películas, de lo que quieren ser, mejor dicho.
A pesar de los fallos (si queremos buscárselos, los encontraremos, pero a mí me da vergüenza ponerme aquí a criticar cosas ¿Quién soy yo?) es, sin duda, una de esas películas que dejan satisfecho, desde luego al que la ve y supongo que a los que tuvieron la suerte de participar.

Historias paralelas veo yo. La del mundo que ya es pasado, magníficamente planteado y retratado, con esos personajes que lejos de resultarnos patéticos nos suscitan una mezcla de pena y ternura, porque están acabados, pero reconocen que lo están. Sin duda Eastwood saca a relucir el gran conocimiento del género que tiene, al que trata con respeto y, casi, con devoción, aún cuando sea para desmitificarlo, trayéndonos a este "asesino" que vive en medio de la nada, que no sabe manejar a unos simples cerdos, que ha perdido la puntería y que no es capaz de montar a su caballo. Puede parecer excesivo el modo de hacernos ver al personaje (recuérdese lo que decía de los posibles fallos), pero yo creo que al caricaturizarlo de este modo, lo sitúa donde quiere que lo veamos: Acabado.

La escena en la que logran rodear a los vaqueros, es el resumen de la película: El jovencito, acojonado y tan miope que no puede participar en el tiroteo; Munny (el personaje de Eastwood), errando tiros y matando de una manera chapucera e indigna al vaquero y Morgan Freeman, declarando que él abandona, aún antes de haber empezado nada.

Después, las únicas concesiones a la épica, Clint se cala el sobrero para vengar a su viejo amigo y, por unos instantes, vuelve a ser el pistolero de las grandes ocasiones, el que nos da lecciones de cómo disparar más rápido que nadie, aunque el sheriff que todo lo quiere arreglar a latigazos, nos devuelva al verdadero hilo de la película, cuando se está muriendo, sólo se le ocurre soltar la frase lapidaria de que es injusto morir así, sin haber acabado la casa que estaba construyendo. Otro que estaba también acabado antes de llegar a este punto.

Dije que veía historias paralelas, una es la que de manera tan tosca he dejado escrita, la otra es la del propio Clint Eastwood como pistolero, nos cuenta su trayectoria, desde el tipo que apenas decía nada y que parecía una esfinge en Infierno de cobardes, a este asesino venido a menos de Sin perdón, que para llegar aquí ha tenido que pasar por El fuera de la ley o El jinete pálido.

Esto de contarnos su vida, o de hacernos a nosotros ver que se puede seguir su trayectoria como actor y/o director en determidos géneros, lo repetirá más veces, o así lo veo yo, la última en Gran Torino, pero lo ha hecho también con las péliculas en las que hace de policía, en las que vamos viendo evolucionar (un eufemismo para decir envejecer) a Harry Callaham, aunque no sean de la serie de Harry el sucio.

Del mensaje moral, si lo hubiere, no voy a opinar, porque no acabo de tenerlo claro (tal vez es el aspecto que no acaba de gustarme), pero no puedo acabar sin hacer mención al reparto, un gran reparto, hasta las prostitutas están muy bien en sus papeles. Y qué decir de Richard Harris, de Morgan Freeman, de Gene Hackman (recompensado con un Oscar).

Una gran película.




2 comentarios:

  1. "Eastwood saca a relucir el gran conocimiento del género que tiene, al que trata con respeto y, casi, con devoción, aún cuando sea para desmitificarlo"

    sin duda es una gran pelicula, que arrastra toda una larga tradicion de western y en general de cine norteamericano

    ResponderEliminar
  2. Vaya, has cambiado de look. Ahora más profesional.

    ResponderEliminar