lunes, 31 de mayo de 2010

DOGMA

Una película de hace 11 años que en su momento fue aclamada como algo novedoso, e incluso valiente, que después ya se decía que se había convertido en película de culto y que a mí me parece que se ha quedado algo viejecilla con el paso de los años y en estos momentos, como mucho, la calificaría de "curiosa".
Hay quien opina que es la mejor película de Kevin Smith, yo no voy a entrar en valoraciones de ese tipo, no he visto sus pelis.
No sé lo que pretendió hacer Smith, porque al principio se nos dice que todo es una broma y que a nadie quiere ofender, pero eso puede ser un "curarse en salud" por tratar un tema tan delicado en EE.UU. como es el de la religión (yo diría que en cualquier país), de hecho hubo manifestaciones a la puerta de los cines cuando se estrenó la película, pidiendo la retirada del film de las carteleras.
La idea es buena, una crítica a algunos de los males de las religiones en general, si bien esta vez personalizados en el catolicismo. Se pone en solfa el fariseísmo, el dinero que hay alrededor de todo esto, la adecuación de las creencias a según qué situaciones, la utilización de la religión como arma arrojadiza que produce guerras y conflictos permanentes...
Aunque hay algunos pensamientos bastante profundos, la película es una comedia y trata de hacerse todo envuelto en cierto sentido del humor, pero para mí que precisamente por eso se convierte en una especie de "ni chicha, ni limoná" El tipo de humor mezcla lo grueso con algunas otras situciones que quieren ser más "inteligentes" (para entendernos), pero no logra arrancar la carcajada, tal vez alguna sonrisa.
El ritmo de la película es bueno, eso hace que no se llegue a hacer aburrida, aunque hay algún momento en el que está a puntito de caer la narración.
Se ha contado para la peli con un impresionante elenco que da mucho relumbrón a los títulos de crédito, aunque en algunos momentos parece como si lo estuvieran haciendo mejor los secundarios que los más renombrados. Se cuenta que tanto Ben Affleck como Matt Damon (mejor la interpretación de este que la de aquel), actuaron gratis, parece que mantienen una relación de amistad por encima de todo con Smith. Este les dio apoyo financiero cuando hicieron "Will Good Hunting", su oscarizado debut en Hollywood.
El propio Kevin Smith interpreta a Bob El Silencioso y, la verdad, no lo hace nada mal.

A destacar también la actuación de Alan Rickman (algunos, los más jóvenes, lo reconoceran como el Profesor Severus Snape de Harry Potter). Hay que señalar que este actor tiene una magnífica voz, con un exquisito acento británico y que, en Dogma, hace precísamente el papel de la Voz de Dios, el ángel encargado de dar las noticias celestiales. Claro todo esto se pierde, en primer lugar con el doblaje y en segundo lugar la sutileza de distinguir entre el inglés británico y el americano, es algo que sólo conocen quienes sepan algo de cultura anglosajona y, por supuesto, el público de esta cultura a quien, mayoritariamente, va dirigida la película.
Destacado el papel de Salma Hayek y, por supuesto el de Linda Fiorentino, que es un papel protagonista y, por fin, la aparición de Alanis Morissette, que es algo más que un "cameo", no en vano interpreta a Dios.
Entretenida, pero le da a uno la sensación de que se pierde entre la seriedad que no quiere y la comedia que persigue, para quedarse nadando entre dos aguas.


2 comentarios:

  1. "Quince pavos chavalín, pon la pasta justo ahí. Si la pasta no aparece me la debes, debes,debes".

    Que grandes Jay y Bob el Silencioso!jajaja

    Un saludo!

    ResponderEliminar