miércoles, 5 de abril de 2017

EL MUNDO DE SOFÍA

Poco antes de cumplir los 15 años,  Sofie Amudsen (Silje Storstein), una muchacha como otras tantas de su edad, recibe en su buzón un anónimo con una pregunta: ¿Quien eres tú?. Al poco tiempo, aparece un nuevo sobre con una tarjeta en su interior y una nueva y única pregunta: ¿De dónde viene el mundo?. Por fin Sofía recibe otro envío, esta vez es una cinta de vídeo en la que un personaje desconocido para ella, un tal Alberto Knox (Tomas von Brömssen), ofrece a Sofía un recorrido por Atenas, primero en la actualidad, pero después aparecen imágenes de hace 2400 años, cuando la ciudad juzgó y condenó a Sócrates y en el que también aparece el discípulo de este, Aristóteles.
Alberto envía un mensaje a Sofía diciéndole que si quiere que siga siendo su profesor de filosofía, introduzca un terrón de azúcar en un sobre rosa y se lo entregue a su perro, mediante esta señal, Alberto sabrá que la joven está dispuesta a seguirle en un viaje a través del tiempo en el que Sofía conocerá a personajes de épocas pretéritas y a algunos de los grandes pensadores de la Edad Media, el Renacimiento, el Siglo de las Luces y la época de las grandes revoluciones sociales de principios del siglo XX.
Sofía seguirá al perro que la lleva hasta un lago, en medio del cual está una cabaña abandonada, La cabaña del mayor, a la que se llega en barca. Cuando Sofía entra en ella, descubre un mundo en el que la ficción y la realidad se dan la mano.



El guión se basa en la novela del mismo título del escritor noruego Jostein Gaarner y para llevarla a imágenes, el realizador Erik Gustavson, traslada a la protagonista a un mundo onírico en el que se encuentra viajando a las diversas época que recorre en su andadura por el camino de la filosofía.


Quien haya leído el libro recordará algunos de los pasajes y el hilo argumental general del mismo, pero no sé que conclusión pueden sacar quienes no hayan leído el texto de Gaarner antes de ver la película, ni lo sé, ni lo sabré, pues leí el libro antes de ver la peli, pero yo pienso que pueden quedar un poco despistados, pues el film carece de la profundidad que tiene la obra literaria y los personajes históricos están allí como de pasada, casi como figuras decorativas. Quizá a alguien le anime a profundizar algo más en el mundo del pensamiento, no lo sé.
Al final el film es una especie de cuento en el que se mezclan lo histórico y lo onírico, con cabida también para personajes que forman parte de la historia de la literatura de ficción, cuentos incluídos (Holmes, Caperucita, Pinocho, los Mosqueteros...). Hay algo interesante en la misma que es la reivindicación del papel de la mujer mencionando a las grandes olvidadas, personajes como Hildegard von Bingen (Santa Hildegarda) u Olympe de Gouges (que murió guillotinada por oponerse a la violencia y autora de la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana). También resulta interesante el paralelismo que establece entre el descubrimiento de la filosofía occidental y su evolución y la búsqueda de sí misma que hace Sofía. Tal vez si hubiera profundizado más en este aspecto, habría resultado una película más amena y menos desigual.




4 comentarios:

  1. Muy complejo para convertirlo en película y tener un hilo argumental entendible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso creo yo, que la adaptación es complicada.

      Eliminar
  2. Por lo que cuentas, y como suele pasar, no he leído el libro, y la película creo que tampoco la he visto, pero casi siempre las obras que se adaptan al cine son más bien sucedáneos.

    Salud Trecce

    ResponderEliminar