viernes, 13 de julio de 2012

EL PASO DEL RUBICÓN

Uno de los hechos históricos más conocidos, aunque mucha gente desconozca el significado exacto del mismo, es el cruce del río Rubicón por Julio César para dirigirse hacia Roma al frente de la Legio XIII Gemina que él mismo había creado en el año 57 a.C.
Lo primero que debo señalar es que a pesar de lo que diga el mapa que sirve de ilustración a esta entrada, los estudiosos no se han puesto de acuerdo a la hora de determinar dónde estaba exactamente el río Rubicón.
De lo que quiero hablar hoy aquí es de la famosa frase que César pronunció al atravesar el río, ya saben, aquello de "allea iacta est" (la suerte está echada). Pues bien, también en esto hay disparidad entre las fuentes históricas, ya que la frase que ha pasado a la Historia se debe a la crónica de Suetonio, pero la evidencia favorece a lo que nos cuenta Plutarco y que coincide con lo que refiere Polión.
Gayo Asinio Polión, además de su carrera militar, era escritor e historiador y celebraba su suerte por haber asistido en primera persona a hechos que él intuía que iban a ser páginas fundamentales de la Historia (el paso del Rubicón, la batalla de Farsalia, la campaña hispánica de César...), pues bien, Políón, que estaba allí en la jornada del paso del Rubicón, refiere que César repitió textualmente un pareado de Meandro, poeta y dramaturgo de la llamada Comedia Nueva y lo recitó en griego y no en latín. "¡Que vuelen altos los dados!", o "que el dado sea lanzado" (ανερριφθω κυβος), sería lo que dijo y no "la suerte está echada".
Para los estudiosos, esto cuadra más con la manera de ser de César, ya que "la suerte está echada" suena a frase fatalista, mientras que la otra es una especie de apuesta y que pase lo que tenga que pasar y teniendo en cuenta que César se consideraba un favorito de la Fortuna, seguramente no le importaría jugárselo todo a una carta, confiando en su suerte.



8 comentarios:

  1. Bueno se como fuese la frase pasó a la historia, y a día de hoy y a pesar de los siglos que han pasado se sigue nombrando.

    Saludos Trecce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Rafa, esa frase de la suerte está echada, es la que ha pasado a la Historia.

      Eliminar
  2. Dijera lo que dijera cuando cruzó el Rubicón, lo que si es cierto que hoy no quedan hombres de esa talla estatal.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una época, antes de que Jesucristo viniera al mundo, en la que el destino quiso reunir una pléyade de hombres irrepetibles: Mario, Sila, Catón, Pompeyo, Cicerón, César, Octavio...
      Uno no puede menos que sentir nostalgia al contemplar la mediocridad de nuestros actuales dirigentes.

      Eliminar
  3. Con un hombre que solo fuera el 10% de cesar dominaría el mundo tranquila ente, por cierto nadie lo dice pero César al llegar al poder decreto una reducción de los intereses de las deudas a niveles de antes de la guerra civil y que un ciudadano romano no podía perder su libertad si no podía pagar una deuda, eso cabreo a muchos de los senadores que eran los principales usureros... Como Marco Bruto y aun existen inocentes que creen que lo mataron por la libertad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El interés a cobrar no podía ser superior al 10%.
      En la muerte de César, bajo la aparente defensa de la República, estaban las envidias y rencores de algunos de los conjurados.

      Eliminar