jueves, 1 de noviembre de 2012

EUFEMISMOS


Siempre han existido y en muchas ocasiones se utilizan en la vida cotidiana de manera piadosa, como cuando tenemos que comunicar una noticia grave y la disfrazamos para no herir más de la cuenta a familiares o amigos. Incluso algunos han dejado de serlo porque forman parte del lenguaje cotidiano, pero en su inicio fueron eufemismos (campo de concetración o retrete). Podemos usarlos por simple buena educación o por no parecer demasiado duros en los juicios de valor: ES UNA BUENA PERSONA (Es tonto).
Pero en esta sociedad nuestra, donde tantas cosas que toda la vida fueron como fueron, ahora parece que molestan, el eufemismo se ha convertido en el pan nuestro de cada día y ya no hablamos de mentir, sino de faltar a la verdad; ni de basura, sino de residuos sólidos urbanos; un punto limpio es un lugar lleno de mierda (con perdón); los viejos son tercera edad; los negros han pasado a ser gente de color; las publicaciones o espectáculos pornográficos, son espectáculos para adultos; el inodoro, es un recipiente en el que se depositan los excrementos y que huele que apesta hasta pasado un tiempo tras tirar de la cadena; no hablamos de cagar (perdón de nuevo), sino de tránsito intestinal; los paises pobres de toda la vida, ahora son paises en vías de desarrollo; un preso es un interno; los espías, no son tales, sino que trabajan en los servicios de inteligencia; los bombardeos han pasado a ser cobertura aérea.
Nuestros "amigos" terroristas, nos han dejado un lenguaje propio lleno de perlas, desde ellos mismos que, en contra de lo que todos pensábamos, eran en realidad combatientes por la libertad, hasta cuando nos hablaban de acción armada para referirse a un atentado o de los daños colaterales (expresión compartida con los militares), para decir que se habían cargado a alguien que pasaba por allí, ellos no querían, fue pura mala suerte.
Ahora ha llegado esta maldita crisis (perdón, desaceleración de la economía) y el lenguaje que oímos está lleno de expresiones que nos dejan la boca abierta. Ya no hay despidos, sino regulaciones de plantilla, eso por no hablar del crecimiento negativo, paradoja esta cuya aclaración ha acabado con las neuronas de más de un sabio. Y los empresarios se frotan las manos cada vez que oyen hablar de flexibilizar el mercado de trabajo, porque ellos sí saben que de lo que se está hablando es de abaratar el despido. Y aunque muchos pensemos que nos han subido el I.V.A. hace un par de meses, estamos equivocados, en realidad el gobierno ha aplicado un gravamen adicional. Eso por no hablar del copago (repago), las reformas estructurales necesarias (recortes puros y duros) o el apoyo financiero en el que se debate Rajoy últimamente en vez de hablar de rescate simple y llanamente.
Y es que los políticos son, sin duda, los reyes del eufemismo, hasta límites rayanos con la ridiculez. En esta España, hay determinados sectores en los que el uso de esta palabra (España) es tabú, se refieren a estado, conjunto de regiones, etc. Por supuesto, la corrupción o el cohecho, no exiten, lo llaman tráfico de influencias, y jamás meten la pata, se trata simplemente de que no han sabido comunicar sus ideas a la población; cuando hablan de hacer reformas, échate a temblar, por que como dice un conocido mío, lo que están queriendo decir es que van a joder a los de siempre.
Ignacio Escolar recopiló hasta 14 eufemismos en una comparecencia de ZP en el Congreso. Sólo en una, ¡qué tio! y todo por no mentar la crisis:
 
   “Situación ciertamente difícil y complicada”
   “Condiciones adversas”
   “Una coyuntura económica claramente adversa”
   “Brusca desaceleración”
   “Deterioro del contexto económico”
   “Ajuste”
   “Empeoramiento”
   “Escenario de crecimiento debilitado”
   “Periodo de serias dificultades”
   “Debilidad del crecimiento económico”
   “Difícil momento coyuntural”
   “Empobrecimiento del conjunto de la sociedad”
   “Gravedad de la situación”
   “Las cosas van claramente menos bien”
 
En fin, al final, como decía aquel, lo seguirán llamando amor.


 

6 comentarios:

  1. Al fin y al cabo la mayoria acabaremos nuestra procelosa existencia en este mundo cruel con un escueto eufemismo. Alguien anotara "Exitus" cuando nos den de baja de la base de datos de un hospital.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O ese otro eufemismo tan socorrido: Pasó a mejor vida.

      Eliminar
  2. Sobre este tema, yo necesito una aclaración. Cuando nos referimos a los que gestionan la cosa pública cual es el eufemismo: ¿Político? ¿Vividor?.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente pregunta, si alguien más ducho que yo te da la respuesta, me gustaría enterarme, porque yo también tengo curiosidad.

      Eliminar
  3. Los hay cum laude en esta cuestión...

    Saludos.

    ResponderEliminar