miércoles, 11 de septiembre de 2013

ANDREI RUBLEV

Andréi Rubliov (Anatoliy Solonitsyn) fue uno de los más grandes pintores rusos de la época medieval, su pintura supuso una innovación en el clásico estilo de los tradicionales iconos del arte sacro ruso.
La película narra su viaje desde el monasterio en el que trabaja a las órdenes de quien fue su maestro, Teophanes el Griego (Nikolay Sergeev), hasta la ciudad a donde ha sido llamado por las autoridades para decorar la iglesia que se acaba de construír en el monasterio de la Trinidad y San Sergio, allí pintará su más célebre obra, el famosísimo icono de "La Trinidad".
En su viaje, Andrei asistirá a una serie de acontecimientos que retratan la vida de la Rusia de la época, lo hará como una especie de personaje que está dentro de la escena, pero que, a su vez es espectador de la misma. Un viaje que se convierte en una muestra de la maduración artística del pintor y de la evolución sentimental de la persona.



La película está estructurada en episodios, son siete: ‘Bufón’, ‘Teófanes, el griego’, ‘Celebración’, ‘Día del Juicio’, ‘Atraco’, ‘Silencio’ y ‘La campana’, más otros dos a modo de prólogo y epílogo. Prácticamente todos funcionan como historias independientes, por más que los personajes se repitan en la mayoría de ellos.


Se centra en un determinado periodo histórico, la época entre el final del siglo XIV y el principio del XV, a pesar de que el realizador y coguionista, Andrei Tarkovsky, manifestó en más de una ocasión que no pretendía hacer una película histórica, ni siquiera biográfica, es innegable la calidad de la puesta en escena, pocas veces uno se siente literalmente transportado a una época pretérita como a lo largo de este film, con unos exteriores impresionantes y unos interiores muy cuidados, fotografiados con maestría por Vadim Yusov.


A pesar de todas las dificultades que tuvo, muy típicas del régimen soviético, que hicieron que la película tardara en estrenarse nada menos que cinco años, que fuera mutilada y exhibida sin permiso del autor, que deseaba ver la versión íntegra, yo creo que Tarkovsky no pretende hacer una crítica del momento contemporáneo al film, es decir, no pretende hacer una extrapolación sobre las barbaries que vemos y las penalidades que pudieran sufrir sus coetáneos, él quiere hacer una obra de arte, igual que el pintor, el escultor o el fotógrafo.
Todo en el film discurre con calma, no digo con lentitud, digo pausadamente, porque el ritmo va fluyendo, pero al autor no le importa detenerse el tiempo que haga falta para que veamos caer la lluvia, retozar los caballos, asistir a los sublimes diálogos entre Teophanes y Andrei o sumergirnos en las largas escenas de la batalla contra los tártaros.


Tarkovsky concibe el cine como expresión artística, lejos de los dictados comerciales, es otra manera de sentir el cine que quizá no se entienda bien en ciertos sectores donde el éxito de taquilla prima. Quiere disfrutar con lo que hace y si logra que el público lo haga también, pues mejor, pero creo que no se mueve por esos intereses.


Película difícil por lo que tiene de diferente, con muchas escenas sublimes y una factura técnica de elevado nivel.
No es de esos filmes hechos para cualquier paladar, hay que ir preparado, una película no es como un cuadro que miras y si no te dice nada, te das la vuelta, estamos hablando de un producto en cuya contemplación invertimos tres horas.
Creo que quien esté interesado en verla, debe hacerlo pensando que va a ver una obra de arte, hacerlo con espíritu crítico, sin dejarse llevar por opiniones de intelectuales que, en alguna ocasión, incluso pueden inventarse lo que el autor ha querido expresar; disfrutar con las escenas en las que la cámara se deja llevar filmando el discurrir del agua, los paisajes, los rostros de los personajes, la crueldad... Y después sacar cada uno sus propias conclusiones, o no sacar ninguna y saber que hemos visto algo que se sale de los parámetros habituales. Y si, a pesar de todo, no gusta, o no entendemos nada de lo que estamos viendo, pues nada, no por eso uno es menos sensible o menos inteligente que otros.





8 comentarios:

  1. Vaya por Dios, en las últimas pelis y libros no coincidimos así que no los puedo comentar jeje, un saludo

    ResponderEliminar
  2. A ver dónde se consigue ver una película así. Antes la 2 se atrevía, pero ya ni eso. Podías dar alguna pista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues alguna, la busco y no la hallo. Esta me llevó tiempo, no la encontraba subtitulada y mi ruso, fuera del "spasiva", es igual a cero. Al final he conseguido una copia bastante mala, por cierto.

      Eliminar
  3. Una película magnífica que retrata fielmente la Rusia auténtica, no la que surgió de la Revolución. Una obra maestra, que viéndola te sientes como cuando estás leyendo a Dostoievski.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo resumes mejor que yo y con bastantes menos palabras.

      Eliminar