viernes, 26 de febrero de 2010

LA FILOSOFÍA

¿Sirve para algo eso de pensar?
Cada cual tendremos nuestra idea al respecto, pero sin el pensamiento, es indudable que la humanidad no habría avanzado un ápice.




miércoles, 24 de febrero de 2010

GRAN TORINO

Toda una lección de cómo hacer una gran película sin complicarse la vida. Aquí todo parece sencillo, con esa sencillez de quien domina tanto el oficio que todo lo que hace parece fácil.
El argumento es sencillo, tomado de la vida misma, de los problemas que vive una sociedad que se ve "invadida", incluso suplantada por quienes han llegado de otros mundos bien distintos y, por otro lado, la eterna lucha entre el bien y el mal, éste encarnado en las pandillas que se enseñorean del barrio. Todo ello planteado sin barroquismos, sin adornos y sin ningún rubor a la hora de estereotipar algunos de los elementos centrales del argumento, vamos que parece que nadie se ha esforzado mucho.
Y sin embargo el resultado es espectacular para lo poco que, aparentemente, han trabajado el molde.
¿Quién se atreve a mantener que las pandillas no están esterotipadas? Y sin embargo yo creo que Eastwood no ha querido hacerlo de otra manera, consciente de que el guión tampoco daba para mucho más se ha limitado a presentar el asunto sin enrevesarlo, hasta el punto de que nos da la impresión de ser demasiado simple, simplón, diría yo.
¿Y el problema racial? Otro tanto de lo mismo. Idénticos tópicos como los que nosotros mismos usamos o vemos usar cada día en nuestra vida cotidiana, aunque aquí, al menos en lo que al lenguaje se refiere, lo que pudiera parecer ofensivo, lo contrarresta muy bien haciendo ver al muchacho oriental que lo de "atontao", es equiparable a "polaco hijo de puta" y todo esto que hubiera podido ser presentado como un drama, lo trata Eastwood con ese peculiar humor suyo que nos arranca una sonrisa o algo más.
Y, sin embargo, sigue siendo el maestro que es para enlazar esas situaciones casi cómicas con el drama que se nos está contando.
Aunque los actores están bastante bien, en general, me ha gustado la chica, Ahney Her y me ha parecido demencial el doblaje que se ha hecho de los pandilleros.
Y para los "Eastwoodmaniacos", muy curioso el "toque" final, en el que, sobre los títulos de crédito, Eastwood recita, más que canta, la canción "Gran Torino".
A mí, en ocasiones, me ha dado la sensación de estar viendo una peli "indie", y sin embargo es el trabajo de un tipo que ya está más que consagrado y que habrá sorprendido a más de uno con este film, no tanto a los que le hemos seguido y disfrutado a lo largo de su carrera.
Después de seguir la carrera de este pistolero al que hemos visto envejecer, de este Harry el Sucio al que hemos ido viendo perder facultades, asistimos a su muerte, casi heroica y que, encima le redime ante quienes le tacharon de fascistoide.
Hasta siempre, como actor, hasta Invictus, para todo lo demás.




viernes, 19 de febrero de 2010

LOS ACTORES DE MATRIX

Las anécdotas que rodean el mundo del cine son interminables y dan para mucho, de hecho me han venido de perlas para alguna entrada anterior y vuelvo de nuevo a una de ellas, en esta ocasión sobre la pelicula MATRIX, todo un referente dentro del genero fantástico.
La película pudo haber sido algo diferente a lo que se nos viene a la memoria cuando hablamos de ella, porque a la hora de seleccionar a los protagonistas, los productores estuvieron dándole vueltas al asunto. Por ejemplo:
Para el papel que acabó interpretando Keanu Reeves como Neo, se pensó en primer lugar en Tom Cruise. Después fueron propuestos Ewan McGregor y Leonardo DiCaprio, luego Will Smith, quien dijo que ese papel era demasiado agotador para él, y posteriormente, incluso se pensó en Johnny Depp, Brad Pitt y Val Kilmer.
Para el papel de Morfeo el primer propuesto fue Sean Connery. La explicación que dio el veterano actor para rechazar el papel fue que, tras leer el guión, no se había enterado de nada. Así que pasaron a los siguientes en la lista de candidatos: Gary Oldman y Samuel L. Jackson. Finalmente, como ya sabemos, el elegido fue Laurence Fishburne.
Para el de Smith el candidato más firme fue Jean Reno, pero finalmente el encargado de darle vida fue el que luego también interpretaría al protagonista de V de Vendetta o al rey Elfo de El Señor de los Anillos, Hugo Weaving.


lunes, 15 de febrero de 2010

GOOGLE

Al parecer, aunque yo no lo he podido comprobar, el nombre de Google viene de un error de ortografía al escribir Googol.
El googol (pronunciado gúgol) es un número de 101 dígitos; concretamente un 1 seguido de 100 ceros.
El nombre con el que Larry Page y Sergey Brin se referían a su pequeño proyecto en sus inicios era “BackRub”, debido a su análisis de los back links (enlaces externos).
Cuando decidieron buscar un nombre mejor se les ocurrió bautizar el buscador con un nombre que sugiriera una gran cantidad de datos, de ahí el googol. Cuando Sean Anderson, uno de los compañeros de Larry y Sergey, consultó la base de datos de dominios registrados cometió el error de escribir Googol como Google. Dado que Googol.com estaba registrado y Google.com no lo estaba, y como a Larry y a Sergey les gustó el nombre, terminaron adquiriendo el dominio Google.com.
Repito que lo que no he podido comprobar es si el origen fue un "error", o directamente decidieron poner el nombre de Google a su proyecto.


viernes, 12 de febrero de 2010

CARTAS DESDE IWO JIMA

Una buena película, magnífica en muchos aspectos, pero de ahí a que sea una obra maestra, falta un trecho.
Dicho esto, que me apetecía decirlo, es cierto que la película subyuga, ya desde el comienzo te da la sensación de que vas a asistir a algo distinto, a un film de esos que vas a recordar a lo largo del tiempo, con esas imágenes tipo "colorín" de los años prehistóricos que son una excelente manera de subrayar el dramatismo de la obra y la acertada música (del propio Eastwood).
Al igual que ocurre con la primera parte de este díptico (Banderas de nuestros padres), se nos narran muchas de "esas otras cosas" que hay en una guerra y aquí es donde la película cobra, en algunos pasajes, caracter casi sublime.
Sentimos el miedo y la desesperanza de los que van a morir, plasmado desde la primera secuencia; pero también el inconsecuente heroísmo y espíritu de sacrificio de quienes van hacia ese final de buen grado y pensando que con ello consiguen alcanzar su destino supremo: Dar su vida por la patria y el Emperador. Esos códigos éticos y morales que desde occidente son vistos de otra manera. Y también es una gozada para quienes vimos "Banderas...", reencontrarnos con algunas escenas puntuales, vistas desde el otro lado y que son las que le sirven al director para enlazar una película con otra de forma sutil.
Fue osado Eastwood al hacer esta película, que como mínimo podemos calificar de diferente y no es poco en esta época en que lo comercial tiene tanta importancia.
Las escenas bélicas están muy bien, sin duda, pero me quedo con el resto, con la parte que nos habla de sentimientos, a través de los flashback de escenas familiares; con la manera de contarnos esas cosas tan manidas como son el heroismo, el honor, pero que consiguen emocionarnos precisamente por la forma en que se nos cuentan; con el miedo y la impotencia de algunos de los que luchan con el polvo y la miseria de aquella isla en la que saben que van a morir; con el general Kuribayashi, muy bien interpretado por Ken Watanabe y agradezco a guionista y director habernos sabido transmitir que los buenos y los malos los son o no los son dependiendo del lado desde el que se los mire y que la carta de una madre es la misma para un soldado japonés que para un norteamericano.


jueves, 11 de febrero de 2010

FRAY TORIBIO DE BENAVENTE

Este Fray Toribio, de apellido Paredes y que ingresó en la Orden Franciscana a los 16 años, tomó el nombre de su villa natal Benavente, en cuyo convento de San Francisco cursó los primeros estudios. Fue uno de los llamados "doce apóstoles de México", por ser los primeros que llevaron el Evangelio a aquellas tierras y sus publicaciones, entre ellas "Historia de los indios de la Nueva España", siguen siendo imprescindibles para el conocimiento de cómo eran y cómo vivían aquellas gentes a principios del S. XVI.
Si alguien quiere conocer la vida y milagros de este ilustre paisano, hay muchas y buenas páginas en internet, entre ellas la de la propia Orden Franciscana: http://www.franciscanos.org/enciclopedia/tbenavente.html.

En realidad lo que me lleva hoy a hablar de Fray Toribio es un "error" que nos explicaba el erudito benaventano Vidal Aguado en alguna de las reuniones de la Asociación Cultural que lleva el nombre del Fraile: Motolinía es un apodo que adoptó Fray Toribio al oír que se lo llamaban los indios, que habían quedado muy impresionados al ver cómo Cortés se arrodillaba ante aquellos hombres que vestían ropas raídas y comían lo mismo que los indígenas. La palabra significa en lengua náhuatl "el pobre" o "pobrecito". Queda mal eso de Fray Toribio de Pobrecito, en realidad debe decirse Fray Toribio de Benavente "Motolinía" (con el acento en la última "i": Motoliníiiiiia)
Errores aparte, ya es algo que se recuerde a este hombre en los callejeros de Zamora capital y de Benavente (aunque en ambos figure "Fray Toribio de Motolinía"), que además en su ciudad natal haya un relieve dedicado a él en un lateral de la casa consistorial (el que ilustra esta entrada) y más si tenemos en cuenta lo ingratos que somos a veces con los de nuestra sangre, aún cuando, como es el caso, llevaran el nombre de nuestras tierras por el mundo. Si algún día, por azares de la vida, visitamos Puebla de los Ángeles, cuarta ciudad de México, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, veremos que allí sí saben quién fue Fray Toribio, uno de los confundadores de la misma, en 1531. Allí tiene su calle, el Colegio Benavente, regentado por los Hermanos de La Salle y queda memoria viva de su figura. O si en alguna ocasión abrimos un tratado de botánica o de farmacopea, podemos encontrarnos frases como esta: "Fray Toribio de Benavente, el incomparable Motolinía, dice del maguey..."


lunes, 8 de febrero de 2010

EL INTERCAMBIO

Independientemente de que a uno le guste el cine de Clint Eastwood, o no, algo tiene este tío que te mantiene pegado a la butaca durante casi dos horas y media.
Y es que si te dedicas a desmenuzar la película, puedes empezar a sacarle peros y no parar, durante toda ella te da la sensación de que se le podía haber sacado más partido a la historia, que Angelina Jolie, aún estando bien, podía haber hecho el papel de su vida y se ha quedado un poco corta, que el guión enfatiza mucho las bondades de los buenos y las maldades de los malos y así unas cuantas cosas más.
Sin embargo, si lo pensamos bien, estamos en lo de siempre, es Eastwood y precisamente por ello, esperamos más y lo que en cualquier otro nos hubiera parecido un trabajo más que digno, aquí nos queda un poco a medias.
La película es técnicamente muy buena, algo a los que ya nos tiene muy acostumbrados, es como si no le costara trabajo planificar, como si lo que tiene en la cabeza pasara directamente al celuloide. Muy buena la ambientación y el vestuario, cosas tan importantes en un película de época y una banda sonora que se debe al propio director, tan aficionado a este apartado y que lo hace más que bien.
En cuanto a algunas cosas del guión que nos pueden parecer poco creíbles, sólo apuntar que, como se dice en la intoroducción del film, está basada en hechos reales y si alguien tiene la curiosidad de documentarse sobre el caso, comprobará que, por increíble que parezca, algunas cosas fueron aún más horribles de lo que se nos deja ver en la versión cinematográfica.
Una buena película, que logra transmitirnos el sentimiento de querer vengarnos de la injusticia y que nos deja un poco de sabor agridulce porque, como queda dicho, siempre deseamos un plus de este director.

domingo, 7 de febrero de 2010

EL MANUSCRITO VOYNICH

El manuscrito Voynich es un libro ilustrado, escrito hace unos 500 años, en una escritura y lengua desconocida. Durante más de cien años la gente ha intentado romper el código sin éxito alguno. La impresión total dada por las hojas del manuscrito sugiere que fue redactado para servir como farmacopea o para tratar asuntos en medicina moderna medieval o temprana. Sin embargo, los detalles desconcertantes de las ilustraciones han alimentado muchas teorías sobre los orígenes del libro, el contenido de su texto, y el propósito para el cual fue pensado. El documento contiene las ilustraciones que sugieren que el libro contiene seis capítulos: herbario, astronómico, biológico, cosmológico, farmacéutico, y recetas.
El nombre del manuscrito se debe al especialista en libros antiguos Wilfrid M. Voynich, quien lo adquirió en 1912. Actualmente está catalogado como el ítem MS 408 en la Biblioteca Beinecke de libros raros y manuscritos de la Universidad de Yale.

viernes, 5 de febrero de 2010

BARRY LYNDON

La primera vez que vi esta peli fue con mi amigo Agustín en lo que hoy es el Teatro Reina Sofía y que para nosotros siempre fue "El Teatro", en aquellos ciclos de los miércoles que programaba Fernando Muñiz. En mi retina quedaron las imágenes esplendorosas de las batallas en orden cerrado, con los tambores resonando y los ejércitos con sus vistosos uniformes y las banderas desplegadas en plena campiña.
Y es que el film es pura estética, nos parece estar viendo cobrar vida a los cuadros de los mejores pintores del realismo. Y si nos vamos a la banda sonora, qué decir, un ramillete de clásicos (Händel, Mozart, Schubert, Vivaldi...) que salpican de manera bien distribuída algunas de las secuencias.
Por todos lados se ve la maestría de Kubrick, la perfección técnica que hace que , a veces, hasta te olvides de la historia, o te parezca secundaria. Tampoco es que los actores sean nada del otro mundo, pero hasta en eso se puede apreciar cierto toque sutil, porque Ryan O'Neal, refleja muy bien la imagen de desamparo del protagonista, quizá por la sosería que algunas veces tiene y Marisa Berenson, está acorde con el esteticismo de la película, muy bella.
Hay algo que no me acaba de gustar del todo y es que quizá se hace un poco larga (son tres horas, nada menos) para lo que nos viene a contar, a pesar de la borrachera de magníficas imágenes, por eso se hace un poco más soportable, de no ser tan bonito todo, con ese vestuario impecable, no habría quien la aguantase.
Kubrick utilizó la mejor tecnología de la época, hasta lentes proporcionadas por la NASA, que le permitieron ofrecer un realismo nunca visto en las imágenes.
Quien quiera pasarse un rato entretenido, que busque otra cosa, pero los buenos aficionados no deberían perderse esta película que, ya digo, por encima de otras cosas es puro arte, aunque desde luego, lo ideal es verla en pantalla grande, no fue lo mismo cuando la repasé en vídeo. Una delicia estética.

jueves, 4 de febrero de 2010

HELADOS

No es tiempo de helados aún, aunque ahora los haya todo el año. Recuerdo que los heladeros de La Ibense comenzaban su campaña el Domingo de Ramos y la terminaban el último domingo de septiembre.
En la imagen está Roberto Durá, yo le recuerdo tal cual, quizá algo más mayor de lo que ahí aparece, aunque sin esa gorra, tal vez es que se me ha borrado a mí del recuerdo.
¡Qué tiempos!, era cuando tenían el despacho en la Plaza de las Monjas y con el carrito se ponían en el Corrillo de San Nicolás, aunque esa foto está hecha en La Mota, creo.
De cualquier modo, recuerdos del pasado, mejores tiempos, pero sólo porque uno tenía bastantes menos años, por lo demás estos tampoco están nada mal.

miércoles, 3 de febrero de 2010

31 MINUTOS

"31 Minutos", fue un icono en la televisión infantil chilena de hace unos pocos años, de hecho es de esos programas que se mantienen en el imaginario colectivo y que, aunque ya acabó, seguirá estando presente mucho tiempo.
En realidad el programa puede ser visto por cualquiera, independientemente de la edad del espectador. Gracias al canal Nickelodeon, que compró los derechos, es muy conocido en toda América Latina y toda una muestra de eso que ya sabemos, que talento sobra en el mundo hispanoamericano, otra cosa son los medios.
Me gusta como manejan el humor y, aunque en el "youtube" hay más ejemplos, yo me quedo con este que dejo:





martes, 2 de febrero de 2010

UN SUEÑO ROTO

Su nombre es Derek Redmond y tenía un sueño que se vio truncado.
A veces, cuando uno lee un libro, ve una película, escucha un relato, dependiendo de lo que nos estén contando, decimos aquello de "¡Qué exagerados, qué manera de tocar la fibra sensible de la gente!" Pero como ocurre tantas veces en la vida, en ocasiones la realidad supera toda ficción.
Bueno, cada cual sentirá una cosa al ver las imágenes, pero son muy ilustrativas.




lunes, 1 de febrero de 2010

MILLION DOLLAR BABY

Cuando acabas de ver esta película, la impresión que te queda es que te han dado un buen derechazo en el alma, o donde quiera que se alojen los sentimientos del ser humano.
Una historia que es compendio de un montón de reflexiones sobre algunos aspectos de la vida, del comportamiento de las personas, de la relaciones entre semejantes, de los sentimientos.
Nos habla del boxeo, claro, por supuesto, eso es lo que vemos y no podemos negar la evidencia de que se nos están contando algunos de los aspectos que envuelven este mundillo. El gimnasio; el antiguo púgil venido a menos que se ocupa del mantenimiento; su antiguo preparador y la relación entre ambos; los bravucones que se acercan por allí; las trampas y los intereses ocultos que rodean el boxeo profesional; el encumbramiento y la caída de los ídolos. Todo eso es el boxeo y su mundo, de todo ello se habla aquí, pero sabemos que es una mera disculpa para algo mucho más profundo, para pensamientos que tienen mayor calado y van mucho más allá. Se nos está hablando de personas, lo del boxeo es una manera de hacernos llegar el mensaje (los mensajes), de hecho, los combates van a velocidad de vértigo, porque eso es lo que menos le interesa al realizador.
En realidad se nos quiere contar una relación que se trastoca en paternal entre una chica que lucha por conseguir su sueño y su mánager que busca redimirse de su fracasada vida con su verdadera hija. Ese es el quiz y alrededor de ese eje central, Eastwood va tejiendo de manera magistral otras historias que la aderezan: Los diálogos con Freeman, con el sacerdote, la familia de la muchacha y alguna otra cosilla que son verdaderas delicias de guión y que, en ocasiones, le dan para meter píldoras de humor que suavizan la dureza de esta tremenda película, que es muy, pero que muy dura.
Eastwood se toma su tiempo cuando quiere hacerlo y nos cuenta las cosas sin prisas (salvo las peleas, porque ahí no quiere detenerse), pero sin perder el ritmo y todo ello concebido de una manera que se ajusta a los cánones clásicos: Buena música, excelente guión, encuadres cuidados y de gran plasticidad y unas interpretaciones que rayan a gran altura y más si tenemos en cuenta que muchas escenas fueron rodadas en toma única, algo que no es inhabitual en Eastwood, pero que en este caso tiene más mérito dado que sus actores se llevaron sendos Oscars.
En todo caso, una gran película, de esas que te hacen reflexionar y más con ese final que deja abiertos otros debates (léase eutanasia) y que está resuelto de manera muy inteligente porque no entra en consideraciones a favor o en contra, eso nos lo queda para nosotros.